El “turista de alto standing” y la gestión del entorno (2)

En sus declaraciones a La Provincia del pasado día 11 de febrero, el empresario Theo Gerlach expone su temor a realizar otra inversión para turismo de alta calidad en Gran Canaria: “Tengo miedo de construir dos hoteles en Pasito Blanco; no hay turismo de calidad”. Este empresario es propietario de tres hoteles emblemáticos en Gran Canaria, entre ellos el Gran Residencia, único hotel de 5*GL de la isla. Todos sus productos obtienen año tras año reconocidos galardones a la satisfacción del cliente, como el TUI-Holly.

En las citadas declaraciones el empresario alemán aplica el término de “turista de calidad” referido al turista de muy alto poder adquisitivo o, como él lo denomina, el “turismo de alto standing”, ese turista de 5*GL que paga un precio diario por alojamiento superior a los 200€ y que “no tiene problemas para gastar hasta 400€ al día entre la habitación, el golf, y lo que sea”, a la vez que “prefiere pagar 30 euros por la hamaca y tener un camarero que le lleve una bebida”. Nos explica que el “turista de alto standing” demanda servicios de calidad en la playa, pero se encuentra con “hamacas destrozadas”, chiringuitos denigrados hasta el chabolismo y con que “tampoco hay buenos restaurantes en el Sur”. Por ello, propone al Ayuntamiento la gestión hotelera de una parte de la playa con servicios de camarero a la hamaca, modelo que ya está vigente en otros destinos nacionales como Tenerife y Mallorca o internacionales como Egipto o Dubai. A esta propuesta se suman otras dos cadenas con hoteles de categorías superiores, Lopesan y Sheraton. Recordemos que son ya muchos los meses que lleva en los titulares de prensa la solicitud del empresario alemán de la mejora de las palmeras de Maspalomas, zona colindante con su hotel 5*GL, que finalmente, como él mencionó, “es el único hotel que está vallado para que los turistas no vean el entorno”. A ello se suman otras cuestiones como p.ej. el problema de las plagas de mosquitos que acusan todos los hoteles cercanos a la charca de Maspalomas. Los principales factores que influyen en el entorno de un alojamiento son: el “hardware” infraestructural (ancho de aceras, accesos playa,..), los servicios infraestructurales (limpieza del entorno, servicios de hamacas en la playa, gestión de plagas de mosquitos y cucarachas,..) y la oferta complementaria (ocio, gastronomía,..). En la entrevista al empresario hemos podido ver que todos estos factores influyen de forma notable en la percepción vacacional del cliente de alto standing. Este segmento de cliente no permite el nivel de aislamiento del entorno que permiten otros segmentos, los cuales en caso extremo optan por un “hotel-destino” donde obtienen una amplia oferta de ocio y todo-incluido de manera que no tienen que salir del hotel.

A las carencias del entorno hay que añadir otros factores que no propician la captación de este segmento de muy alto poder adquisitivo, como es la decreciente conexión de la isla por vuelos regulares, los cuales este cliente suele preferir a los “charter” tradicionales o los “low-cost”. Una muestra de ello tuvimos hace pocos años, cuando el touroperador Cadogan (mueve poco volumen, pero clientes muy exclusivos) recortó sus operaciones con la isla al reducir capacidades la aerolínea British Airways en sus rutas con Gran Canaria. En este contexto, el Sr. Gerlach nos comenta: “Cuando te reúnes con los operadores más importantes y te dicen que han dejado de ofertar Gran Canaria a turistas de alto standing, que son los que ocuparían ese establecimiento de unas 300 camas, te replanteas la inversión”.

Justo cuando nuestros planificadores más hablan de “turismo de calidad” (en el sentido de alto poder adquisitivo), uno de los empresarios con más visión de calidad hotelera de Canarias nos muestra la realidad de algunas de las carencias del entorno para el segmento de “alto standing”. Que el único empresario que se ha atrevido a realizar un proyecto de 5*GL en Gran Canaria se platee y cuestione la viabilidad de otra inversión idéntica no deja de ser preocupante. Posiblemente no seamos conscientes de lo difícil que es propiciar una inversión de 5*GL y del alto riesgo que conlleva. Lo cierto es que no abundan en el mercado internacional empresarios dispuestos a invertir en un producto 5*GL en Gran Canaria. El hotel mencionado de Pasito Blanco supondría unos 200 puestos de trabajo directos y, al menos, otros tantos indirectos y derivados.

El hecho de que, como afirma el Sr. Gerlach, “Gran Canaria sólo está preparada para recibir un turismo estándar” no tiene porqué mantenerse así. Ello no quiere decir que no tengan cabida en el destino diferentes segmentos, también el segmento de “alto standing”. Otros destinos como Tenerife han logrado esta compatibilidad entre distintos segmentos en un mismo destino turístico. Quizás el ejemplo nacional más representativo en este sentido es Mallorca, que acoge desde el “cliente Ballermann” hasta personajes famosos. Pero para obtener esta compatibilidad de segmentos hay que crear las bases para ello, como ha hecho Tenerife y como ha hecho Mallorca, la adecuación no viene por sí sola, como nos recuerda el mismo empresario alemán: “Palma de Mallorca vivió momentos de crisis, empezó a perder calidad, y construyó hoteles de lujo con zonas de playa para estos turistas. Pero en Gran Canaria los políticos creen que sólo con el sol se llenan los hoteles“.

Hace pocas semanas el crítico turístico José Fco. Fernández Belda exponía muy acertadamente que “no hay hoteles de cinco estrellas, hay clientes y servicios cinco estrellas”, a lo que (en el contexto de este artículo) se podría añadir: “…y también entornos cinco estrellas”.


4 Responses to “El “turista de alto standing” y la gestión del entorno (2)”

  1. No estoy en contra de clientes de alto standing para alojamientos de categoría superior a 4/5 estrellas.Con lo que no estoy de acuerdo es que, se utilice el bien público en beneficio de unos pocos o muy pocos como pueden ser estos clientes a pesar de lo que digan ciertos empresarios hoteleros. Si quieren playas, hamacas, sombrillas, restaurantes, camareros y hasta incluso “alguien” que los abanique, ¡¡muy bien!! pero que lo sea en el espacio que deberían tener esos establecimientos lujosos, es decír, las zonas privadas con playas privadas, pero ¡¡nunca!! lo público. A los que están por de alguna forma “privatizar” espacios públicos, que les parecería que si ellos fuesen a una playa y les dijesen que no podían extender su toalla porque, por arte o magia de algunos, se ha privatizado ese espacio. Si los empresarios quieren dar ese servicio , estupendo, pero no en detrimento del ciudadano de pié, que somos los que pagamos los impuestos y eso nos lleva a poder disfrutar de lo público ¿no?

  2. Yo aquí entiendo que no se trata de privatizar la playa sino de la gestión de algunos chiringuitos y zonas de hamacas por parte de las empresas hoteleras, en vez de las cochambrosas empresas que hasta ahora lo estan haciendo sin invertir ni un euro en años. Los llamados “beach club’s”, lugares a los que todo el mundo puede acceder pagando lo que vale, que seguramente será bastante y que los clientes del hotel tienen gratis o el servicio a cuenta de su habitación; mamparas de cristal, hamacas limpias y bonitas, sombrillas de diseño, buena música, coctels, camareros, ajardinado, servicios…á cambio de esas casuchas horrorosas en donde la cerveza además es cara, esas hamacas infectas y esos paravientos de chabola que hay ahora. No me parece mal, de todas formas ahora son empresas privadas que gestionan esos servicios, que mal hay en que sean los hoteleros con su criterio más educado y mas glamouroso los que gestionen a partir de ahora.

  3. Ciudadana del Sur Responder 22. Feb, 2011 at 20:09

    No se trata de privatizar las playas. Se trata de mejorar el servicio en la playa con opciones para todos los bolsillos. Lo que tenemos ahora es un autentico horror. La hamacas son un peligro por infecciones y las sombrillas son simplemente impresentables. Encima a 2,50 por pieza, en 20 días se ha amortizado el coste de 50 euros, una mina de oro. Y año tras año tras año sin cambiarlas. Y los chiringitos, es tan vergonzozo el tema que mejor no mencionarlos. Por favor, hay que hacer algo YA, sin perder un momento antes de que sea demasiado tarde para siempre.

  4. Claro que no se trata de privatizar las playas… que ademas sería ilegal en nuestro país; pero si de crear un entorno con clase, agradable y adecuado a lo que exigen nuestros clentes. A estos ya no se les hace felices con un viejo apartamento, sangría y una animación barata…. Analicemonos nosotros. Donde y como nos gusta pasar nuestras vacaciones? Pues claro… buscamos calidad en las instalaciones, servicio y amabilidad. Solo asi podremos hacer frente a la demanda del cliente de hoy y no quedarnos mas desfasados aun con respecto de nuestros competidores… por ejemplo Tenerife que hace mucho que ya cambió el “Chip”.
    Gracias Antonio por este articulo tan interesante.
    Esperando podeer leer pronto tu libro te saluda con cariño.
    Florian