Moratoria versus Desarrollo Sostenible (1 de 6)

1ª parte: Una intervención seriamente cuestionada

En enero del 2011 se cumplieron diez años del primer decreto de enero 2001 que paralizaba la construcción de hoteles en Canarias y que, en abril del 2003, se plasmó como “primera moratoria turística de Canarias” (Ley de Directrices), aprobada por unanimidad de todos los partidos políticos y ratificada posteriormente en mayo 2009 con la “segunda moratoria turística” (Ley de Medidas Urgentes), aún en vigor hasta mayo 2012. Una década es tiempo más que suficiente para valorar la repercusión en la economía canaria de la prohibición del crecimiento alojativo. En este blog se han identificado anteriormente los diversos efectos devastadores que ha tenido este enfriamiento intencionado de la actividad económica para Canarias (ver: “Los efectos de la moratoria”), la mayoría de estos efectos exactamente contrarios a los previstos inicialmente por los planificadores. El mayor error claramente ha estado en el mismo planteamiento de fondo, es decir, en confundir el “desarrollo sostenible” y “sostenibilidad” (términos utilizados en la justificación de la moratoria) con el crecimiento-cero, o ya el decrecimiento económico.

La moratoria, cuestionada desde la política
Si bien en el 2003 la moratoria fue aprobada por unanimidad de todos los partidos políticos del Parlamento, en abril del 2007 el Partido Popular de Canarias admite el error, volviendo a reconocerlo en el 2011: La moratoria turística ha sido un fracaso de todos porque todos la apoyamos en el Parlamento (La Provincia, 06.05.2011).

Con sus declaraciones de la semana pasada el ex-alcalde de Las Palmas, Jerónimo Saavedra, también cuestiona seriamente la intervención, ya que se muestra partidario de eliminar una legislación tan intervencionista con la inversión hotelera (en La Provincia, 06.10.2011). Como dice el ex-alcalde, “no es posible vivir de espaldas a la realidad, se debe combinar la rehabilitación con la construcción de nuevas plazas”. El contexto económico no le deja dudas al Sr. Saavedra de la necesidad de contemplar la vía del crecimiento para generar empleo (¡Nótese que su partido político fue durante la redacción de la segunda moratoria en el 2008-9 el mayor promotor de mantener la prohibición del crecimiento, del “ni una cama más”!).

Durante estos días también el Consejero de Turismo del Cabildo de Gran Canaria, Melchor Camón, ha recomendado al Gobierno autonómico que “abra la mano con la Ley de Moratoria Turística de Canarias, que impide la creación de más camas en el sector y condiciona el crecimiento del empleo en el sector(hosteltur, 15.10.11). El Consejero manifiesta que “hay que revisar la moratoria, aunque eso no significa que no se vigile lo que se hace. Una cosa es no construir nada y otra que la obra se realice encaminada al ocio, hacia establecimientos de calidad, con un planteamiento paisajístico adecuado y unos espacios libres modernos“.

También la patronal turística de Las Palmas ha pedido durante estos días que se derogue la moratoria hotelera (en abc.es, 20.10.2011).

La contradicción de la rehabilitación alojativa
Al mantener la prohibición de crecimiento de camas hoteleras (vía moratoria), el Ejecutivo regional sigue basando la única vía de desarrollo en la rehabilitación de camas existentes. En el 2011 se ha podido ver que la rehabilitación se produce sólo en casos de excepciones, pues para la mayoría de las camas obsoletas (casi todas extrahoteleras) es prácticamente imposible unir las tres principales condiciones necesarias para renovar: (1) consenso de la comunidad de propietarios, (2) financiación y (3) viabilidad económica del proyecto. No debemos olvidar que casi todas las camas obsoletas de Gran Canaria son extrahoteleras. En la isla hay pocas camas hoteleras en estado obsoleto: de las aprox. 55.000 camas hoteleras de la isla, 20.000 se construyeron a partir del año 2000 y entre el resto se pueden ver importantes renovaciones en los años 90 y 2000 (ej.: Continental, Sandy Beach, Costa Canaria, Catarina, IFA Beach, Apolo,…). La obsolescencia está claramente ubicada en la cama extrahotelera.

Un estudio de marzo 2007 de la ULPGC, elaborado por los Profesores Eduardo Cáceres y Juan Palop, identifica claramente el deterioro en la oferta extrahotelera: “Esta situación de deterioro afecta a los complejos extrahoteleros, ya que sólo el 4% de los hoteleros tiene problemas de este tipo. La edad del complejo es la clave para explicar esta situación, ya que la mayoría de los apartamentos de Playa del Inglés tiene una antigüedad de más de un cuarto de siglo, mientras que el 7% no supera los 15 años, como ocurre, de media, con la planta hotelera ”.

Suponiendo que el empresario extrahotelero renueve, tal y como pretende el Ejecutivo, podría ofrecer un apartamento renovado a una demanda que claramente está pidiendo camas hoteleras de 4 y 5 estrellas. Según el Patronato de Turismo de Gran Canaria “los nuevos mercados piden más camas de 5 estrellas” (en Canarias 7, 06.10.2011). El Patronato está invirtiendo notables esfuerzos en abrir nuevos mercados (francés, ruso,..), pero se encuentra con la demanda de camas hoteleras de alta categoría, las cuales no tenemos para cumplir con las exigencias de la demanda. ¿Le ofrecemos apartamentos renovados al turista que quiere un hotel de 5 estrellas?


La moratoria, una intervención paradójica
Dada la actual situación económica y las cifras de desempleo de Canarias la discusión ya no debería estar centrada en “moratoria-sí” o “moratoria-no”, sino en el cómo y el cuándo se procede a su derogación. De dedicarle ahora dos años a la discusión y otros dos años a la implantantación de un modelo sustitutivo se corre el peligro de que en cuatro años ya no quede empresario con ánimo para invertir (suponiendo que hoy aún la haya). En dicho caso, la moratoria podría convetirse en la intervención más paradójica de la historia de Canarias, pues en todas sus tres fases de vida conseguiría exactamente el efecto contrario al deseado:

1) en su fase inicial (2001-2007) conseguiría un espectacular aumento de la actividad económica, en vez del pretendido enfriamiento económico, así como el mayor aumento poblacional de toda la historia de Canarias, en vez de la pretendida contención del aumento poblacional (ver “¿Superpoblación en Canarias?”);
2) en su fase de pleno apogeo (a partir del 2007) lograría un grave deterioro del poder competitivo de la oferta alojativa , así como una pérdida de plazas alojativas en Gran Canaria por obsolescencia (“muchas camas menos”, en vez de “ni una cama más”) y contribuiría en gran medida de forma directa a unas cifras de desempleo sin precedentes;
3) en su fase de abolición (¿en el 2015?), inducida por la necesidad de propiciar alguna inversión en el Archipiélago, probablemente ya no lograría captar a ningún inversor, sea por falta de financiación, por no considerar ya una viabilidad económica de la inversión o simplemente por definitivamente no detectar la suficiente seguridad jurídica.

Por ello, la sustitución de la actual moratoria debería efectuarse sin más dilación, ya que prorrogar esta decisión otra legislatura podría hacer que los daños provocados sean irreparables. Sin embargo, como se verá a lo largo de este artículo, el proceso no está excento de dificultades.

El objetivo final de este artículo es establecer una diferenciación clara entre los términos “crecimiento-cero” (implícito en la moratoria) y “desarrollo sostenible”, así como señalar alguna vía futura de actuación en la planificación turística estratégica de Canarias.

El artículo se estructura en las siguientes seis partes:

1ª parte (presente post): Una intervención seriamente cuestionada
2ª parte: Los depredadores del territorio
3ª parte: La capacidad de carga
4ª parte: El equilibrio económico-social-medioambiental
5ª parte: “La realidad económica, social y medioambiental”
6ª parte:
“Planificación turística 2012-2020”

En la segunda parte del artículo se analizará el mito de los “depredadores del territorio”, que jugó un papel importante durante las campañas de justificación de la moratoria a principios de los 2000.

 

Artículos y noticias relacionadas:
“Derribar las leyes que frenan la construcción turística, dice Jerónimo Saavedra”, en el blog de Daniel Garzón Luna, 7 octubre 2011
“EL PP y la Ley de Directrices (moratoria): Rectificar es de sabios”, en el blog de Daniel Garzón Luna, 8 mayo 2011
”Gran Canaria pide revisar la moratoria turística que impide crecer al destino”, en hosteltur, 15.10.2011
“La renovación de la planta alojativa de Playa del Inglés costará 520 millones”, en La Provincia, marzo 2007

Artículos relacionados en este blog:
“¿Superpoblación en Canarias?”, 30 septiembre 2011
“Los efectos de la moratoria en la competitividad grancanaria (1)”, 15 diciembre 2010
“Los efectos de la moratoria en la competitividad grancanaria (2)”, 18 diciembre 2010


No comments yet... Be the first to leave a reply!