El efecto turístico “norte de África” (2 de 2)

En la primera parte del artículo se comentaron las recientes declaraciones de Pablo Caspers, directivo de Air Berlin, que presagiaba para el 2012 una apuesta fuerte por parte de países como Túnez y Egipto por recuperar turistas con subvenciones, supresión de tasas aéreas y precios muy bajos, indicando que Canarias podría tener dificultades a la hora de competir con estos destinos. Los principales puntos de actuación para Gran Canaria con vistas al periodo después del efecto “norte de África” podrían ser los siguientes:

l) Reestablecer el poder competitivo de la oferta alojativa, para lo cual no es suficiente con rehabilitar la planta alojativa existente. En noviembre del 2010 Caspers nos indicaba: “Las ampliaciones que son necesarias para adaptarse al nuevo cliente no se pueden hacer con las construcciones de hace 20 años. No es la misma gastronomía, los mismos pasillos; todo es diferente. Los hoteles canarios no son de ayer –en su mayoría- y compiten con mercados como Egipto y Turquía, que sí tienen hoteles de ayer hechos para la demanda del turista de hoy”. Al limitar la creación de nuevas plazas hoteleras tan sólo a la renovación de establecimientos ya operativos, productos con alto carácter innovador no tienen aquí la posibilidad de aparecer en la medida que están apareciendo en Egipto o Turquía. En este sentido, la prohibición de la construcción de nuevas camas hoteleras de alta categoría debería ser reconsiderada.

2) Reestablecer el equilibrio de las condiciones en el transporte aéreo: Posiblemente los sucesos de África no sólo hayan supuesto un desvío de turistas hacia Canarias, sino también hayan evitado o pospuesto los recortes que las líneas aéreas tradicionales podrían haber realizado en las rutas hacia Canarias como respuesta a la bonificación de las tasas aéreas a favor de una sola línea. Ante las presiones de las líneas tradicionales por la discriminación sufrida, el Ejecutivo Canario anunció en febrero que “impondremos unas condiciones en las tasas donde todo el mundo esté en igualdad de condiciones”, lo cual debería efectuarse con la máxima celeridad, antes de que nuestros partners se planteen recortes de rutas en beneficio de otros destinos. El Subdirector de Air Berlin comentó que en febrero el Ejecutivo reconoció que la política de bonificación “se hizo de forma muy rápida y que se intentaría mejorar” y que Air Berlin desde entonces está “esperando” (en La Provincia, 12.05). El reestablecimiento de unas condiciones de competencia igualadas para todos los partners, sin discriminar a los que siempre han apostado por Canarias, es vital para la estabilidad de las conexiones de los destinos canarios.

3) Rehabilitar infraestructuras & desarrollar ocio complementario: Si podemos hablar de una debilidad de Egipto, ésta podría ser el binomio infraestructura & ocio-off-house, de ahí sus modernos resorts con oferta global (gastronomía, ocio-in-house,..). Paradójicamente, e impulsado por el envejecimiento de nuestras infraestructuras y nuestra carencia de ocio de destino, en Gran Canaria estamos tomando el mismo camino hacia el “resort-destino”, justo hacia lo que ellos saben hacer mejor con menor coste salarial. El Todo Incluido por precio es precisamente donde no podemos competir. El desarrollo del ocio complementario (parques temáticos, oferta deportiva,..) y la rehabilitación de las infraestructuras turísticas (de la que ya se habla más de cuatro años) son dos de los factores que más diferenciación le aportarán al destino.

4) Mantener la amabilidad del trabajador canario: La disposición al servicio del canario (amabilidad, hospitalidad) siempre ha sido una fortaleza del destino, ocupando la segunda posición después del clima. Sin embargo, algunos expertos turísticos indican que esta fortaleza podría estar peligrando, como manifiestan Manuel Butler, director de la Oficina Española de Turismo en Berlín: “estamos perdiendo nuestra atención y dedicación con el turista” y Roberto Moreno, presidente del Patronato de Turismo: “la imagen del turismo se ha devaluado mucho en los últimos años para los grancanarios” (en La Provincia, 13.05). Ello podría deberse a la incorporación en el sector turístico de trabajadores de otros sectores y/o de una generación joven que, al haber crecido en la fase de madurez turística (en la cual el turista fue a menudo clasificado como “depredador del territorio”), podría haber desarrollado una percepción diferente del visitante. En este sentido no se trata de instaurar en Canarias una cultura de servicio que no había antes, sino de mantener a toda costa esa hospitalidad hacia el visitante que siempre ha caracterizado al trabajador canario, sea por haber crecido con la evolución del turismo y, de esta manera, “llevar la hospitalidad en la sangre” o simplemente por la naturalidad y el carácter alegre del canario.

En conclusión, es necesario prepararse para el aumento de competencia que se avecina en el 2012. En este sentido hay que destacar que nunca antes se había visto tanta preocupación en relación a la competitividad turística canaria como en los últimos meses (congresos, workshops, intercambios profesionales,..). Esperemos que todas estas buenas intenciones muy pronto se conviertan en acciones que mejoren el potencial competitivo de nuestros destinos.


No comments yet... Be the first to leave a reply!