Titulares turísticos eufóricos

Durante los últimos días, semanas y meses hemos podido observar constantes titulares que transmiten un efusivo positivismo con relación al turismo. Si bien confirmarían la buena tendencia de la recuperación turística, lo cual esperamos todos, al detenernos en el detalle de la información de cada uno de ellos, se puede apreciar un cierto grado de subjetividad implícita en los titulares, en algunos casos incluso un alejamiento parcial de la realidad con claros matices electoralistas, en especial la información que se corresponde con la ocupación turística de este año, su influencia sobre el empleo y los motivos de la ocupación turística, como se muestra a continuación:

(1) “Canarias ya crea empleo”: A pesar de registrarse mejoras inferiores al 1% con relación a trabajadores que dejan de estar desempleados, somos testigos de titulares explosivos como “Canarias ya crea empleo” (Sábado, 30.04). Los datos de desempleo del 1º trimestre 2011 muestran que el número de parados es de 312.400, unas 2.000 personas menos que en el 4º trimestre 2010 (con 314.390 parados), pero, por otro lado, son unos 11.000 parados más que el mismo trimestre del 2010 (con 301.170 parados) y unos 4.000 parados más que la media del año 2010 (con 310.770 parados). De la misma manera cabe interpretar la evolución en la población ocupada: es muy positiva la subida de ocupados de 771.170 (4ª trim.2010) a 782.880 (1º trim.2011), lo cual significa que unas 11.700 personas han obtenido trabajo, pero si comparamos el dato con los ocupados del mismo trimestre del 2010, vemos que son unos 4.000 ocupados menos (con 786.910 ocupados en el 1º trim.2010), teniendo además en cuenta que el 1º trimestre de 2010 tuvo bastante menos ocupación turística. Por ello, toda interpretación de estos datos numéricos depende del ángulo del que se mire.

Sin pretender restarle optimismo a cualquier dato que suponga una mejora de las astronómicas cifras de desempleo, no debemos perder la visión global de la situación del empleo en Canarias. Y lo cierto es que ésta se encuentra en una fase de estancamiento desde el 1º trimestre 2010, como muestra el siguiente gráfico:

El empleo resulta de un saldo entre los efectos creadores y destructores de empleo: la destrucción de empleo se deriva de fase de madurez turística (debida al envejecimiento de gran parte de la oferta alojativa, de las infraestructuras turísticas y de algunos conceptos vacacionales) y la creación de empleo principalmente del aumento de ocupación turística de las camas existentes (pues la moratoria impide crear más camas). En la actualidad ambos efectos se están prácticamente saldando, durante los últimos 5 trimestres apenas ha habido un cambio significativo en la evolución. ¿Podremos volver a tener una población ocupada de más de 900.000 personas, como en el 2007? Si no lo conseguimos, sólo quedará la emigración, pero de momento la población activa (=población en condiciones de trabajar, es decir, parados+ocupados) ha vuelto a subir en 10.000 personas con relación al trimestre pasado e incluso a batir récord histórico con 1.095.280 activos.

Al titular “Canarias ya crea empleo” se le suma el momento de su lanzamiento, el 30 de abril, justo en el inicio de la temporada baja turística, lo cual debería instar a la prudencia ante la euforia mediática, especialmente teniendo por delante los dos meses mayo y junio, los dos que presentan históricamente la menor ocupación anual. Sin embargo, los datos de abril presentados hoy mismo se vuelven a presentar con euforia electoralista al interpretar la bajada de 4.429 personas en el INEM durante el mes de abril como una bajada del paro, lo cual no necesariamente quiere decir que hayan pasado a estar ocupados, pues también podrían haber pasado al estatus de “no-activos” o seguir en el paro sin estar ya en las listas del INEM (por haber acabado las prestaciones de desempleo, incorporarse a programas de formación,..). La próxima Encuesta de Población Activa del 2º trimestre lo mostrará, pero eso ya será después del 22-M.

(2) “Ocupación plena para el verano 2011”: Otro titular de las pasadas semanas que precisa matización es el referente a la ocupación turística que se supone vamos a registrar durante el 2011. Los buenos datos del primer trimestre se estaban aplicando a todo el 2011, olvidando que en el primer trimestre tenemos el mes de  febrero, mes por excelencia de la temporada de invierno, además de otros dos meses también buenos, enero y marzo. Durante las pasadas semanas a veces daba la impresión de que vamos a tener una ocupación plena en los meses de verano, pero lo cierto es que hay establecimientos que tienen una previsión para el verano mejor que en el 2010 y los hay que la tienen igual, algunos incluso peor. En todo caso, las previsiones no son de “ocupación plena del verano” como anunciaban algunos titulares explosivos (p.ej. el 15.04: «2.500 vuelos más aseguran el lleno para este verano«). ¿Nos aseguran el lleno para este verano?

En el mismo titular incluso se ha anunciado que “Canarias superará los 12 millones de turistas en 2011”. El acumulado de visitantes extranjeros a Canarias del primer trimestre 2011 se sitúa en 2,8M (en el 2010 era 2,4), por lo que aplicando linealmente una media de incremento del 15% a los datos del 2010 obtendríamos para el 2011 una previsión de 9,9M de visitantes extranjeros (en el 2010 fueron 8,6M). Si le sumamos los visitantes nacionales (cifra del 2010) teóricamente la cifra de 12M sería alcanzable, pero lo cierto es que para ello los incrementos superiores al 15% en llegadas de extranjeros se deberían aplicar linealmente a todos los meses y la llegada de peninsulares al menos se debería mantener, lo cual en ambos casos parece que no va a ser así. Hace pocos días se ha rebajado la previsión de crecimiento para los próximos meses a 5-7%, rebajando notablemente la previsión de incremento de dos dígitos para los próximos meses, mientras sigue habiendo incertidumbre acerca del mercado peninsular, incluso se habla de un retroceso de los nacionales.

(3) “Los visitantes han aumentado principalmente por la bonificación de las tasas aéreas”: Lo cierto es que el turismo aumenta debido a la recuperación económica de nuestros principales países emisores y, además, en menor medida, a partir de finales de enero favorecido por los desvíos de Egipto y Túnez. Si interpretamos las cifras de crecimiento de Ryanair podemos concluir que principalmente crecen en base al trasvase de pasajeros de otras compañías, gracias a las destacadas condiciones que ha obtenido esta línea aérea en particular. La bonificación de las tasas aéreas, la cual le da una ventaja competitiva a una sola línea, apenas ha supuesto un aumento en el número de clientes a Canarias en relación a los que hubieran venido de por sí, lo que ha hecho la bonificación es alterar el modo en el que vienen. Además del trasvase de pasajeros de una línea a otra y del aumento de rutas  principalmente por la línea aérea favorecida, la intervención en las condiciones de competencia del mercado podría tener efectos perjudiciales a medio-largo plazo para los destinos canarios (“política de tierra quemada de las low-cost”). Posiblemente los sucesos en el norte de África no sólo hayan supuesto un reflujo de muchos turistas hacia Canarias, sino también haya evitado (o pospuesto) los recortes de rutas que las líneas aéreas tradicionales iban a realizar en las rutas hacia Canarias como respuesta a la intervención en las condiciones de competencia del mercado.

En conclusión, se han tratado tres ejemplos de titulares turísticos claramente influenciados por la política. Estamos ante titulares etiquetados de antemano con una fecha de caducidad. Esto podría incitar a la reflexión si no sería más conveniente para el turismo “despolitizarlo”, al menos parcialmente en lo se refiere a planificación estratégica, es decir, fomentar ese “gran pacto de Turismo” que favorezca el progreso del sector a largo plazo con total independencia de los vaivenes políticos y de las intervenciones pre-electorales, que, más que ayudar al Turismo, lo utilizan para la obtención de titulares eufóricos, pudiendo darse casos de claro conflicto de intereses o de decisiones que no se habrían tomado en el contexto de una política turística pactada a largo plazo (como p.ej. la intervención discriminatoria en los precios de mercado del transporte aéreo) . En este contexto, el reportaje principal de la revista turística Hosteltur de la edición de mayo (“Política y turismo: lo que nos espera”) muestra con claridad la problemática de la falta de “un pacto de Estado” en relación a las políticas turísticas: “El sector turístico reclama desde hace tiempo un pacto de Estado tanto a nivel nacional como a nivel de Comunidades Autónomas y municipios. Es decir: unos acuerdos mínimos y de largo plazo, pactados desde la inteligencia y la generosidad, que garanticen la competitividad del sector y no se vean interrumpidos por los ciclos electorales” (Hosteltur, nº205, Mayo 2011, p.3).


No comments yet... Be the first to leave a reply!