Los falsos pilares del proyecto de Ley de Renovación Turística

Durante estas semanas se encuentra en trámite parlamentario la Ley de Renovación Turística, que no es más que una prolongación de la fracasada Ley de Medidas Urgentes (Mayo 2009). Ante el efecto de total congelación del crecimiento alojativo y los casi nulos efectos sobre la rehabilitación que ha tenido esta ley, cabe preguntarse cómo es posible que vuelva a renovarse sin cambios sustanciales. ¿Qué pilares sostienen este nuevo proyecto de ley? En este post se exponen los tres principales pilares, evidentemente de naturaleza errónea (falsos), que se utilizan para pretender justificar la prolongación de la segunda moratoria, esta vez de forma indefinida:

(1) Falsa percepción de calidad

Los legisladores asumieron en la aún vigente segunda moratoria una definición del término “calidad” que lo asocia con categorías hoteleras de “alto poder adquisitivo”. Ello se reflejó en la Ley tanto en la única excepción al crecimiento (hoteles de cinco estrellas gran lujo), como en las categorías exigidas para aplicar los incentivos teóricos de rehabilitación (a partir de cuatro estrellas para hoteles). En el nuevo proyecto de ley el legislador sigue aplicando esta errónea concepción de calidad, aunque, ante la nula efectividad durante los últimos cuatro años, pretende rectificar ampliando su concepción de calidad: Ahora también se contempla la excepción para hoteles de cinco estrellas (si bien con otros requisitos muy difíciles de cumplir) y se rebaja a tres estrellas la categoría mínima para renovar y obtener los incentivos. Ello aporta bien poco a una aplicación realista de las pretensiones positivas de dicha ley, pues los errores de concepción de fondo siguen estando presentes:

A) Errónea percepción del concepto “calidad”: El término “calidad” no debe ser confundido simplemente con “muy alto poder adquisitivo”, sino en su sentido tradicional de “acorde a las exigencias del segmento al que va dirigida la oferta”. Es decir, que todas las categorías hoteleras y extrahoteleras podrían ser de calidad si cumpliesen con las expectativas de su clientela. Sin duda, el legislador debería replantear su concepción de calidad. ¿Un complejo extrahotelero de dos estrellas que renueva y mantiene las dos estrellas por qué no puede tener “calidad”? ¿Por qué la reconversión de un establecimiento hotelero a uno extrahotelero no puede tener “calidad”?

B) Sin estrategia de gran lujo: Resulta a toda vista imposible el abrir un destino con esta estructura de “clientes estándar” al segmento de gran lujo a base de permitir sólo los hoteles de 5GL sin acompañar este objetivo de una estrategia más amplia de captación de este segmento exclusivo (mejoras en el entorno, servicios exclusivos, conexiones de vuelos regulares, etc.), y, además de todo ello, sin contar con el principal factor situacional del que dispone la competencia de gran lujo internacional: la primera línea de playa por norma casi generalizada.

C) Sin estudio de mercado: No existe un solo estudio de mercado sobre la oferta/demanda canaria que corrobore que habría una demanda importante por Canarias del segmento de gran lujo y, mucho menos, en la cuantía suficiente como para ser la única excepción al crecimiento de toda una región turística de más de dos millones de habitantes y diez millones de visitantes extranjeros al año. De hecho, en algunos productos turísticos se habla de una tendencia hacia la gama de hoteles para los segmentos medio y premium, como es el caso del turismo de reuniones (ver “Tendencias 2013 en turismo de reuniones: la industria se adapta al “new normal”, en hosteltur.com; o “Baja el lujo y sube el verde” de Jose Galván). Por tanto, la insistencia del legislador en el gran lujo no solo es que no esté respaldada por ningún estudio de mercado, sino que, además, es literalmente contraria a las tendencias del mercado turístico.

(2) Falso proteccionismo

El proyecto de Ley de Renovación Turística perpetúa la moratoria y, con ello, mantiene el proteccionismo de las camas vigentes. A menudo se transmite desde algunos sectores la equivocada tesis de que la construcción de nuevas camas frenaría la renovación turística, por lo que la moratoria, según sus promotores, sería necesaria para proteger las camas obsoletas. Lo cierto es que la creación de nuevas camas acordes a la demanda (hoteleras) no tiene nada que ver con las camas obsoletas (en su inmensa mayoría extrahoteleras); ni es la misma demanda ni son los mismos propietarios. Las camas obsoletas en núcleos maduros no precisan de protección artificial para mantenerse en el mercado, sino de una renovación de su entorno y de un concepto integral según el cual rehabilitar. De hecho, la protección artificial no ha evitado la expulsión del mercado de aprox. 40.000 camas extrahoteleras grancanarias durante la última década.

En este sentido se puede apreciar una diferencia importante entre la moratoria canaria y la balear: mientras que la moratoria canaria aplica el proteccionismo sobre la oferta existente, asumiendo como buenas las expulsiones de camas obsoletas y las consiguientes pérdidas de capacidades totales, la moratoria balear lo aplica sobre un número de camas determinado, permitiendo al menos el reemplazo de las capacidades perdidas cuando el mercado las expulsa.

Por otro lado, para la otra parte de la oferta hotelera más joven (las camas surgidas a partir del 2000) la construcción de nuevas camas supondría un aumento de la presión competitiva y, con ello, la necesidad de mantener los establecimientos actualizados y competitivos. En este caso, nuevas camas potenciarían la rehabilitación a través del aumento de la competencia, es decir, el efecto contrario al que sostienen los propulsores del proteccionismo.

Cabe recordar que la isla de Tenerife dispone de aprox. 67.000 plazas hoteleras de alta categoría (4+5 estrellas), más del doble que la isla de Gran Canaria con aprox. 32.000 plazas (ver post anterior «Planificación diferenciada por isla»). Por ello no es de extrañar que el empresariado tinerfeño (p.ej. a través de las enmiendas de Ashotel a la nueva Ley Turística a considerar por el Parlamento canario del pasado 5 de febrero) adopte de nuevo una posición proteccionista, apoyando incluso la perpetuidad de la moratoria, mientras que desde Gran Canaria se pida una desregulación y la potestad de los Gobiernos Insulares para cuantificar el número y modo de sus respectivos crecimientos turísticos, además de una limitación en el tiempo de tres a cinco años de vigencia de la nueva ley y la libertad para la construcción de hoteles de 4 estrellas si los planes insulares así lo prevén.

(3) Falsa percepción de Sostenibilidad     

Al volver a confundir el desarrollo sostenible con “crecimiento cero”, es decir, con “no consumir suelo”, se vuelve a limitar el crecimiento económico de Canarias, y con ello la capacidad para generar empleo, únicamente a la actividad que generen las capacidades ya existentes. El empeñarse en entender el desarrollo sostenible sólo por su componente medioambiental, sin contemplar sus otras dos componentes (la social y la económica), aumenta el desequilibrio entre las tres componentes, lo cual lleva a una situación que ya es todo menos sostenible. Cuando se habla de sostenibilidad medioambiental, también hay que hacerlo de sostenibilidad económica (p.ej. poder competitivo) o social (p.ej. creación de empleo).

Conclusión

Con ello vemos que los pilares que sostienen la nueva moratoria turística siguen siendo exactamente los mismos: una confusión de “calidad” con “alto poder adquisitivo”, una confusión de “desarrollo sostenible” con “crecimiento cero” y la equivocada creencia de que el proteccionismo garantiza a medio-largo plazo la rentabilidad turística. Pero quizás el pilar más inamovible se encuentre en el mismo proceso de planificación turística, en la insistencia política de nunca reconocer y asumir los errores de planificación, llegando incluso al extremo de mantener determinados criterios sobre el crecimiento turístico, aún cuando ya es más que evidente que no están acordes con las exigencias del mercado (p.ej. la apuesta por el segmento de gran lujo).

 

Artículos o noticias relacionadas:
«NC propone una moratoria turística de hasta cinco años», en europapress.es, 04.03.2013.
«Nuevos retos para el turismo», en la provincia.es, 03.03.2013.
«Los hoteleros de Las Palmas reivindican ‘insularizar’ la Ley de Renovación Turística», en laprovincia.es, 27.02.2013.
”Baja el lujo y sube el verde”, en josegalvan.es, 21.02.2013.
”Tendencias del turismo 2013: ¿hacia dónde vamos?”, hosteltur.com, reportaje enero 2013.
”No hay excusas”, comunicado del Círculo de empresarios, en canarias7, 02.09.2012.
”Las excepciones a la moratoria sólo han atraído a dos hoteles desde 2009”, en diariodeavisos.com, 04.02.2013.
” Proteccionismo y devaluación, camino de depresión”, Daniel Lacalle, en elconfidencial.com, 16.02.2013.
”¿Es el liberalismo una ideología al servicio de los empresarios?”, Juan Ramón Rallo, en libremercado.com, 17.02.2013.
”Los constructores van a Rusia a buscar inversores para el turismo de salud”, en laprovincia.es, 18.02.2013.

Posts relacionados en este blog:

«Ley de Renovación Turística: ¿Impugnación total o remiendo?”, enero 2013
…en vistas de la actual situación lo único sensato es el remiendo urgente del texto que posa sobre la mesa. Los remiendos de la revisión del pasado mes de Octubre aún son insuficientes. Sin embargo, la pronta aprobación de esta “ley remendada” no quita que paralelamente se trabaje en un Plan Estratégico que sirva de guía para el futuro crecimiento y que derogue a medio plazo de forma definitiva la Ley de Directrices 19/2003 (primera moratoria), la Ley de Medidas Urgentes 6/2009 (segunda moratoria) y esta misma Ley de Renovación y Cualificación Turística…
(seguir leyendo)

«12 razones para desestimar el anteproyecto de la tercera moratoria”, julio 2012
El anteproyecto de la Ley de Renovación y Cualificación Turística (3ª moratoria turística) se encuentra estos días en fase de información pública, periodo en el que los diferentes agentes sociales pueden formular sus alegaciones al texto. Dicha ley, que da continuidad a la actual Ley de Medidas Urgentes (2ª moratoria), nuevamente tiene una vertiente de moratoria (mantiene la prohibición de construir nuevos hoteles de las categorías más demandadas, 4 y 5 estrellas) y una vertiente rehabilitadora (incluye de nuevo supuestos incentivos teóricos para la renovación). A continuación se exponen 12 razones que justifican la desestimación parcial o, incluso,  total….. (seguir leyendo)

«Planificación estratégica y diferenciada por Isla», agosto 2012
… es necesario diferenciar la planificación turística por Islas, sea a través de diferentes excepciones a la ley única, dependiendo de la isla a la que se aplique, o ya a través del traspaso de las competencias en ordenación de la oferta turística a cada Cabildo isleño, de manera que cada isla tenga la competencia sobre la ordenación y planificación turística de su suelo, tal como la tienen en Baleares los Consejos Insulares… (seguir leyendo)

«Planificación turística 2012-2020: Regulación con parámetros dinámicos y cualitativos», octubre 2012
…debajo del caparazón hermético de prohibición total al crecimiento que supone la moratoria aguarda otra capa de amplias y detalladas reglamentaciones y normativas que regulan sobradamente las limitaciones de nuevas construcciones turísticas (aprovechamiento de la parcela, altura edificable,..). A continuación profundizo en uno de los parámetros, el índice de densidad turística, que es uno de los reguladores cualitativos más importantes para cualquier nueva construcción… (seguir leyendo)

«Gran Canaria, ¿destino de cinco estrellas gran lujo?», julio 2012.
…la nueva apuesta por la categoría de cinco estrellas gran lujo como única excepción de la moratoria peca una vez más de ingenuidad. El pretender justificar la excepción a la construcción de hoteles con una concepción de calidad entendida como turismo de alto standing no se corresponde con la estructura alojativa actual, el entorno y otras actuaciones que dificultan precisamente la captación de dicho cliente (no rehabilitación de infraestructuras, potenciar las líneas de bajo coste,..). No se ha producido ninguna inversión de 5GL durante la vigencia de la segunda moratoria (2009-2012) y es de prever que tampoco se producirá ninguna inversión de dicho tipo durante la vigencia de la tercera moratoria… (seguir leyendo)

«Entre el cero y el cien», agosto 2012.
…entre el blindaje hermético y la “depredación salvaje”, entre el crecimiento cero y el crecimiento descontrolado, entre la congelación de toda actividad económica y la permisividad ilimitada, entre la intervención total y el liberalismo sin freno, en definitiva: entre el cero y el cien, entre la nada y el todo, existen otras muchas opciones que permitirían proyectar un futuro con un crecimiento respetuoso y con un mayor equilibrio de los tres pilares del desarrollo sostenible (pilar económico, social y medioambiental)… (continuar leyendo)


No comments yet... Be the first to leave a reply!