Nuevos hoteles de 4 estrellas: ¿único cambio necesario de la Ley Turística?

hotel-categoria-4-estrellasYa a nadie en Gran Canaria le cabe la menor duda de que la nueva Ley de Renovación y Modernización Turística es muy perjudicial para Canarias, especialmente para Gran Canaria. Diferentes formaciones políticas y agentes sociales, de una u otra manera, han reclamado el cambio de la Ley en el sentido de autorizar los nuevos hoteles de cuatro estrellas (sin que resulten de utópicos procesos de sustitución, según la actual teoría legislativa). Las propuestas de los solicitantes del cambio simplemente se limitan a cambiar el artículo 4.2., de manera que en vez de permitir hoteles “a partir de cinco estrellas” sea “a partir de cuatro estrellas”.    

Pero, ¿la Ley es tan fácil de cambiar? ¿Y, si así fuera, cambiar el artículo 4.2 sería suficiente para tener un marco legislativo estable que garantice crecimiento económico, empleo y seguridad jurídica? No, ni es tan fácil, ni resultaría un marco legislativo estable a largo plazo. Veámoslo:

¿Qué significaría la autorización de nuevos hoteles de cuatro estrellas?

hotel-4-estrellasPermitir construir nuevos hoteles de cuatro estrellas en suelo ya clasificado para dicho uso (es decir, sin “consumir” nuevo suelo turístico) supondría que se podrían poner en el mercado nuevas camas según la categoría que está demandando el mercado. Para  islas con una reducida oferta hotelera como Gran Canaria, supondría la posibilidad de un nuevo desarrollo hotelero moderno, lo cual conlleva un aumento importante de competitividad. Por tanto, sería positivo para el desarrollo económico y la creación de puestos de trabajo reales (no subvencionados).

Con relación a la nueva Ley Turística, ello supondría de facto un levantamiento de la moratoria,  pues los hoteles inferiores ya están “prohibidos” de por sí por la interacción entre el parámetro de densidad establecido en la Ley Turística de 1995 (60m2 de solar/cama) y las condiciones de precios de mercado de estas categorías, que no hace rentable invertir en categorías hoteleras de tres estrellas o inferiores. De hecho, después de 1995 no encontramos en Canarias (salvo contadas excepciones) nuevos hoteles de tres estrellas. Es decir, que permitir establecimientos nuevos a partir de cuatro estrellas equivale a eliminar las restricciones de categoría, pues la normativa cualitativa ya de por sí le pone restricciones excluyentes a las categorías inferiores a las cuatro estrellas.

En el marco de la misma Ley Turística, ello tendría importantes repercusiones, pues hay determinados aspectos que han sido legislados con el condicionante expreso de que no se construya nada nuevo. El ejemplo más claro es el Registro Turístico de plazas alojativas (artículo 20). Este Registro surge del fracaso del incentivo de “regalo de camas” de la ley antecesora (Ley de Medidas Urgentes). Como las camas que se pretendía “regalar” como premio a la rehabilitación eran imposibles de materializar por las restricciones de densidad y edificabilidad, la nueva Ley permite, en teoría, acumular estos derechos en un “banco de camas virtual” para utilizarlos en otra parcela o comercializarlos. Es decir, que los derechos de camas obtienen un valor a través de la nueva Ley. Sin embargo, al autorizar los hoteles de cuatro estrellas para suelo clasificado para dicho uso, los planes parciales de estos suelos turísticos saldrían de su estado de “corralito” y se volverían a activar las camas que tienen autorizadas, las cuales no pueden aumentarse en dichas parcelas, pues están calculadas en base al tope que define el ratio de densidad que le corresponde (en la mayoría de los casos es una cama por cada 60m2 de suelo). Ello conlleva que los derechos de camas obtenidos y acumulados en el Registro de plazas perderían todo su valor y podrían derivarse de ello posibles derechos indemnizatorios.

Por ello, autorizar nuevas camas de cuatro estrellas debería conllevar automáticamente la anulación del Registro de plazas. Sin embargo, la supresión de dicho Registro impediría la aplicación del incentivo “regalo de camas”, promocionado una y otra vez por sus creadores como “incentivo estrella” de la Ley, a pesar de su absoluto fracaso en su versión de Medidas Urgentes (2009-2013) y a pesar de que en su nueva versión (con densidad y edificabilidad ampliada) tampoco se le prevé mucha eficacia.

efecto-domino2Es decir, la autorización de hoteles de cuatro estrellas como cambio aislado (artículo 4.2) produciría un “efecto dominó” dentro de la argumentación teórica de la Ley, pues desactivaría los utópicos beneficios tanto del banco virtual de camas como de su incentivo estrella (regalo de camas), que es precisamente en los que se basaba la propaganda política que acompañaba la ley. Por ello, no es de extrañar que el cambio aislado del artículo 4.2 provoque tanta resistencia por parte de los legisladores. El legislador argumenta que “dicho cambio va contra la esencia de la ley”. Efectivamente, tiene razón el legislador, pues la esencia de la nueva Ley es que no se haga nada ni en un sentido (nuevas camas) ni en otro (rehabilitación de las antiguas), en el primer caso por  prohibición directa y en el segundo por una utópica sobreregulación legislativa que, además de excesiva, está condicionada directamente a la prohibición de nuevas camas.  

¿Y entonces qué cambios habría que efectuar en la Ley?

La nueva Ley no necesita un pequeño y simple cambio, sino cambios mucho más integrales. Esto no es posible a corto plazo sin verse afectada más aún la seguridad jurídica, por lo que habría que contemplar dos plazos de ejecución: uno con acciones inmediatas y el segundo con acciones a medio plazo.

A corto plazo (máximo dos meses) haría falta, efectivamente, incluir la autorización de hoteles de cuatro estrellas, acompañado necesariamente de la anulación definitiva del Registro turístico de plazas y algunas medidas de flexibilización normativa en la rehabilitación (p.ej. en los ratios de densidad). A la vez, haría falta trabajar paralelamente en una ley refundida de Turismo, que incluya una estrategia clara y racional para el largo plazo, la cual debe entrar en vigor a medio plazo (máximo dos años) y derogar definitivamente, entre otras leyes y decretos, las tres moratorias turísticas, todas ellas aún vigentes (Ley de Directrices 2003, Ley de Medidas Urgentes 2009, Ley de Renovación Turística 2013), de manera que la prohibición programada del crecimiento económico deje de formar parte de la política económica de Canarias de una vez por todas.

——-

Artículos o noticias relacionadas:
“La eternidad de la renovación”, en la provincia.es, 10.09.2013.
”Mogán pedirá al Parlamento que permita construir nuevos hoteles de cuatro estrellas”, en maspalomasahora.es, 04.07.2013.
“Un Grupo noruego proyecta levantar un hotel de 912 camas en Mogán”, en laprovincia.es, 15.09.2013.
“Rivero no sabe que su gobierno acepta consensuar la ley de renovación”, maspalomasahora.com, 25.07.2013.
“La nueva moratoria suma la quinta norma a la ordenación turística”, en laprovincia.es, 07.02.2013.

Publicaciones relacionadas:
«Gran Canaria en su encrucijada (2ª edición)», Daniel Garzón Luna, Las Palmas, mayo 2013.
«Condicionantes de la competitividad turística grancanaria», Antonio Garzón Beckmann, Editorial Círculo Rojo, Las Palmas, marzo 2011.

Artículos relacionados en este blog:

«Moratoria sí, moratoria no», mayo 2013.
…a tan sólo tres días de la aprobación de la nueva Ley en el Parlamento de Canarias, de pronto dentro del mismo partido del Gobierno Canario se ha reconocido, in extremis, lo perjudicial que sería esta nueva moratoria para Gran Canaria (prohibiendo todas las categorías excepto las 5 estrellas) y se pide libertad para la construcción de cuatro estrellas para esta isla, tal como plantea el principal partido de la oposición. ¡Ya era hora de que se reconozca el grave perjuicio que ha originado a Gran Canaria la prohibición de construir hoteles de 4 estrellas durante más de una década!… (seguir leyendo)

«Insularizar el crecimiento», mayo 2013.
…Es más que obvio que el Gobierno canario no trata a todas las islas por igual ni en cuestiones como la promoción turística, tal como se ha visto en diferentes ocasiones durante los últimos años, ni mucho menos en la política de crecimiento turístico. Por ello, es absolutamente necesario que las competencias territoriales de la planificación turística sean transferidas plenamente a cada Cabildo Insular. El nivel de desarrollo turístico actual de cada isla es demasiado dispar como para pretender regularlo en una sola ley para todo el Archipiélago… (seguir leyendo)

«¿Perjudicarían a la rehabilitación los nuevos hoteles de cuatro estrellas?», abril 2013.
La nueva (y tercera) moratoria va camino de mantener nuevamente la prohibición de hoteles nuevos de cuatro estrellas; lo que significa que se sigue legislando en contra de lo que el mercado turístico exige a Gran Canaria. Después de prolongar un año la segunda moratoria (de mayo 2012 a mayo 2013) para poder planificar con toda calma la nueva Ley de Renovación Turística, ésta se  encuentra en trámite en el Parlamento para su aprobación definitiva… (seguir leyendo)

«Los falsos pilares del proyecto de Ley de Renovación turística», marzo 2013.
Durante estas semanas se encuentra en trámite parlamentario la Ley de Renovación Turística, que no es más que una prolongación de la fracasada Ley de Medidas Urgentes (Mayo 2009). Ante el efecto de total congelación del crecimiento alojativo y los casi nulos efectos sobre la rehabilitación que ha tenido esta ley, cabe preguntarse cómo es posible que vuelva a renovarse sin cambios sustanciales. ¿Qué pilares sostienen este nuevo proyecto de ley?… (seguir leyendo)

«Ley de Renovación Turística: ¿Impugnación total o remiendo?», enero 2013.
Los errores de contenido del nuevo proyecto de ley son tantos y tan graves que se podría fácilmente concluir que sería más recomendable redactar un nuevo texto, que “remendar” el actual proyecto de ley… ¿Cuál sería la estrategia más recomendable, en consideración de la actual situación económica de Canarias y de la importancia que esta ley va a tener para el futuro económico y turístico del Archipiélago? ¿Impugnación total o remiendo?… (seguir leyendo)

«12 razones para desestimar el anteproyecto de la tercera moratoria”, julio 2012
El anteproyecto de la Ley de Renovación y Cualificación Turística (3ª moratoria turística) se encuentra estos días en fase de información pública, periodo en el que los diferentes agentes sociales pueden formular sus alegaciones al texto. Dicha ley, que da continuidad a la actual Ley de Medidas Urgentes (2ª moratoria), nuevamente tiene una vertiente de moratoria (mantiene la prohibición de construir nuevos hoteles de las categorías más demandadas, 4 y 5 estrellas) y una vertiente rehabilitadora (incluye de nuevo supuestos incentivos teóricos para la renovación). A continuación se exponen 12 razones que justifican la desestimación parcial o, incluso,  total….. (seguir leyendo)

«Planificación turística 2012-2020: Regulación con parámetros dinámicos y cualitativos», octubre 2012
…debajo del caparazón hermético de prohibición total al crecimiento que supone la moratoria aguarda otra capa de amplias y detalladas reglamentaciones y normativas que regulan sobradamente las limitaciones de nuevas construcciones turísticas (aprovechamiento de la parcela, altura edificable,..). A continuación profundizo en uno de los parámetros, el índice de densidad turística, que es uno de los reguladores cualitativos más importantes para cualquier nueva construcción… (seguir leyendo)

«Gran Canaria, ¿destino de cinco estrellas gran lujo?», julio 2012.
…la nueva apuesta por la categoría de cinco estrellas gran lujo como única excepción de la moratoria peca una vez más de ingenuidad. El pretender justificar la excepción a la construcción de hoteles con una concepción de calidad entendida como turismo de alto standing no se corresponde con la estructura alojativa actual, el entorno y otras actuaciones que dificultan precisamente la captación de dicho cliente (no rehabilitación de infraestructuras, potenciar las líneas de bajo coste,..). No se ha producido ninguna inversión de 5GL durante la vigencia de la segunda moratoria (2009-2012) y es de prever que tampoco se producirá ninguna inversión de dicho tipo durante la vigencia de la tercera moratoria… (seguir leyendo)

«Entre el cero y el cien», agosto 2012.
…entre el blindaje hermético y la “depredación salvaje”, entre el crecimiento cero y el crecimiento descontrolado, entre la congelación de toda actividad económica y la permisividad ilimitada, entre la intervención total y el liberalismo sin freno, en definitiva: entre el cero y el cien, entre la nada y el todo, existen otras muchas opciones que permitirían proyectar un futuro con un crecimiento respetuoso y con un mayor equilibrio de los tres pilares del desarrollo sostenible (pilar económico, social y medioambiental)… (continuar leyendo)


One Response to “Nuevos hoteles de 4 estrellas: ¿único cambio necesario de la Ley Turística?”

  1. Vamos vamos!!! que ahora los legisladores bajo ‘algún tipo de presión’ pretenderán cambiar una sola frase y seguir pensando que la Ley de Renovación y Modernización Turística siga siendo la herramienta que nos llevará al ‘país de las maravillas’, mientras ellos siguen gestionando canarias desde ‘el país de nunca jamás’…