Hotel Costa Meloneras: quince años de un producto único

g_img_aj12_06_15_7_09_05En diciembre del año 2000 abrió en Gran Canaria uno de los hoteles más emblemáticos de Europa, el Gran Hotel Costa Meloneras. La coletilla «Gran» (o «Grand») era un calificativo habitual en esa época de los hoteles de categoría superior con servicios exclusivos. El Costa Meloneras en la fecha de apertura ya se había ganado el «Gran» en cuanto al tamaño por sus espectaculares dimensiones (1136 habitaciones, piscina infinity de 3500m2, etc.), mientras el auténtico «Gran», la excelencia en servicios, la iría trabajando y consolidando a lo largo de los años, para convertirse en la actualidad en un referente incuestionable de calidad de servicio de Canarias, como veremos con algunas pinceladas de su trayectoria.

El Hotel fue construido en una «ventana» entre las moratorias turísticas, pues fue proyectado por Lopesan en 1998 al finalizar la moratoria turística grancanaria impuesta por la redacción y tramitación del PIOT del 95, que duró de 1992 hasta 1998 y que sólo afectó a la isla de Gran Canaria, y, por otro lado, tan solo un mes después de su apertura, en enero del 2001, el Gobierno canario aprobó su primer decreto de moratoria autonómica. Para Lopesan la apertura del Costa Meloneras supuso el mayor reto hasta esa fecha para su división hotelera. Recordemos que, aparte de abrir el mayor hotel-resort de Europa con todas las dificultades que ello conllevaba, fue el primer hotel explotado bajo la marca Lopesan, proyecto en el que fusionaron toda la experiencia de sus dos cadenas hoteleras adquiridas en los años 90: IFA Hotels y Creativ Hotels. Aún así, a la apertura le siguieron unos años de consolidación muy duros. La calidad de servicios que podemos apreciar hoy en el Mega-Hotel no se alcanzó al día siguiente de su apertura, ni mucho menos; es fruto de varios años de trabajo.

Construcciones2000Desde el punto de vista turístico insular, la apertura del Costa Meloneras supuso un antes y un después por diversas razones, de las que destaco dos: por un lado, el proyecto se convirtió en el buque insignia de la oferta moderna y supuso el inicio de la reestructuración de la oferta de camas hoteleras en Gran Canaria. Hasta el año 2000 las camas extrahoteleras predominaban en una proporción de aprox. 75%, lo cual se fue reduciendo hasta la proporción actual de aprox. 60%, debido a las camas hoteleras construidas entre 2001 y 2007 y las salidas del mercado de miles de camas extrahoteleras en los años posteriores (aprox. 40.000). Por otro lado, unido a la expansión hotelera que se iniciaría en la zona de Meloneras, a partir de entonces se puso de manifiesto la falta de inversiones en las infraestructuras de los núcleos más antiguos y se diferenciaría entre «núcleos modernos» y «maduros». Cuanto más se irían consolidando en el mercado el Costa Meloneras y el resto de la oferta hotelera moderna, mayor era la presión cualitativa que ejercían sobre las camas hoteleras en zonas maduras, lo que redundó en rehabilitaciones integrales de una gran parte de las camas hoteleras maduras, proceso que demostró lo equivocada que han estado los que afirmaban que la nueva oferta de camas impedía la renovación de las antiguas; es todo lo contrario: a mayor presión competitiva local, mayor presión para renovar lo antiguo.

El Costa Meloneras también es un ejemplo para la perfecta convivencia entre la oferta exterior y la hotelera: por un lado, en la zona Meloneras es difícil encontrar una mesa en alguno de sus restaurantes; por otro lado, el Mega-Hotel nunca ha tenido un sólo cliente en Todo Incluido, pues se vende principalmente con la media pensión; es más, según ha ido mejorando la oferta gastronómica exterior ha ido aumentando el régimen «hotel+desayuno», pudiendo el cliente decidir diariamente su «ruta gastronómica». Es decir, a mejor oferta gastronómica exterior, menor índice de venta hotelera de regímenes con pensión y, por tanto, mayor interacción entre entorno y hotel. En la actualidad la múltiple variedad gastronómica que ello posibilita es una de las fortalezas competitivas destacadas del Hotel Costa Meloneras. Quizás ello podría indicar a otros núcleos más maduros que la forma de combatir el Todo Incluido no es intentando prohibirlo o limitarlo, sino mejorando la oferta complementaria exterior.      

img_15535

Rodaje de escenas de la película «El Niño» en la piscina del Hotel Costa Meloneras

En el Mega-Hotel se alojan diariamente más de 2000 clientes, que son atendidos por una plantilla de más de 600 empleados. La población flotante del hotel (clientes + empleados) ronda las 2.500 personas, cifra que supera a los habitantes de muchos pueblos de España. Con tanto confluir de personas no es de extrañar que en el Hotel se hayan dado tantas anécdotas y sucesos a lo largo de estos 15 años, desde bodas, encuentros hasta rodajes de películas con actores famosos de Hollywood, que el mismo Peter Mc Dermoth, director del Hotel Saint Gregory (de la serie «Hotel» de los años 80), se quedaría sorprendido.

g_340foto_img10_03_52Finalmente, ¿cuál ha sido el mayor logro del Hotel Costa Meloneras? Desde un punto de vista hotelero el mayor reto era demostrar que se podía consolidar un servicio de cuatro estrellas plus con más de 2000 clientes sin caer en el tópico de «hotel masa», es decir, mantener un servicio individualizado a pesar del número de clientes. ¡Y lo ha conseguido! El número de clientes en la actualidad no implica ninguna merma en el servicio personalizado: sea por la amplitud de sus instalaciones que permite que los clientes se dispersen sobre la superficie hotelera de más de 100.000m2 y, por ejemplo, que cada cliente encuentre una hamaca en la piscina (el hotel dispone de 1850 hamacas para una media de 2200 clientes, que supone un ratio del 84%, superior a la mayoría de los hoteles); o sea porque los procedimientos están tan rodados y engrasados que, por ejemplo, la mayoría de los clientes puedan cenar en horarios parecidos sin detrimento en el servicio o se puedan efectuar más de 600 check-ins de habitaciones de llegadas en un día sin mayores dificultades o tiempos de espera. Y la clave de todo ello ha sido el equipo humano detrás de esos servicios, esas 600 personas que han llevado al Hotel Costa Meloneras a ser un hotel «Gran» en todos los sentidos de la palabra. ¡Felicidades a todo el equipo Costa Meloneras por este importante aniversario de 15 años de trabajo bien hecho!

 


No comments yet... Be the first to leave a reply!