Playa del Inglés 2.0…ahora o nunca

Durante la última década se han acumulado un gran número de cuestiones turísticas que requieren de mejora y han ido quedando pendientes por diversas razones. De cara al próximo retorno al turismo internacional, como muy tarde en octubre o noviembre, sería el momento de hacer una “puesta a punto” del núcleo para arrancar con una imagen mejorada, la cual, además, podría apuntar hacia nuevos segmentos adicionales de visitantes. En este contexto resumo en este post algunos ejemplos con 12 propuestas que, si bien no son nuevas, algunas de ellas sí se hacen más urgentes de cara a la nueva demanda de más seguridad. Dichas mejoras están divididas en tres bloques según su tipología:

(A) Servicios de soporte turístico

Fuente: Informe CATPE sobre la competitividad turística (2014)

Abarcan los servicios básicos que tienen que acompañar el proceso turístico, de los que se contemplan propuestas relacionadas con la seguridad, la limpieza y la imagen del núcleo. Estas propuestas apenas suponen inversiones, si bien algunas conllevan cierta complejidad.

1) Limpieza     

La limpieza pública es quizás el servicio de soporte turístico más importante. Hay aspectos donde en Playa del Inglés podría mejorar notablemente, como por ejemplo en la cuestión de las aceras, que sería necesario limpiar periódicamente con agua y algún producto que elimine los chicles incrustados. En este contexto es necesario mencionar que en Playa del Inglés se ha convertido en “normal” orinar en las vías públicas (botellones, carnavales, población de indigentes, etc.). Ello requiere habilitar más aseos públicos y, si aún así la situación no mejorase, recurrir a medidas más severas como, por ejemplo, la que ha tomado el Ayuntamiento de Amsterdam  de sancionar con 90€ por orinar en la calle.

En este apartado entran también otras varias cuestiones como la nueva forma de publicidad contaminante (colgar folletos de publicidad en las vallas de los complejos o sujetados con piedras), que en caso de viento quedan esparcidos por toda la vía, la falta de mantenimiento de palmeras en zonas públicas (p.ej. la parte pública del Palmeral de Maspalomas) y la mala imagen de locales en ruina cerrados durante varios meses sin pantallas de protección visual, como por ejemplo el Café Ópera en el CC Plaza.

 2) Acoso al turista: el timo de la pulsera   

La problemática es descrita perfectamente por Rubén Acosta en este artículo: “El timo de la pulsera espanta a los turistas del paseo de la Playa del Inglés”. Al ser un acercamiento y contacto forzado, sin el permiso del turista, este hecho ahora en la era posCovid se agravaría. Ya no hablaríamos “solo” de delitos de intimidación y estafa (que ya lo eran), sino también de un peligro sanitario, pues el timo no se puede efectuar a una distancia de 1,5 metros del turista. Y no me refiero a ponerle guantes y mascarilla a los timadores, sino de evitar que molesten y atraquen con total impunidad a  nuestros turistas de una vez por todas. Por ello, podría ser necesario tipificar cualquier acto de acercamiento e intromisión en la zona personal del turista (un radio de al menos 1 m2) sin consentimiento de éste (p.ej. tirar del brazo, atar la pulsera a la muñeca mientras es distraido por otra persona, etc.) como un delito. Esto es también válido para los masajes ilegales en la playa.         

3) Ciclomotores con emisiones acústicas que doblan la normativa

Llama la atención el crecimiento durante los últimos años de la circulación de motocicletas de alta cilindrada (por ejemplo, varias Harley’s Davidson), que son perceptibles a varias manzanas por tener emisiones sonoras superiores a los 100 decibelios, cifra que supera claramente los valores recomendados por la OMS y la normativa municipal. Este no es un problema de legislar, sino de aplicar la normativa ya existente (ver post de este blog: “Las dos velocidades de la rehabilitación”). Ello también es válido para los excesos de velocidad dentro del núcleo turístico, que es especialmente ruidoso cuando las guaguas, tanto del transporte público como privado, circulan a 60-80km/h en vías rectas, lo cual pueden tener fatales consecuencias por el gran número de pasos de cebra y su, a menudo, defectuoso estado.

4) Botellones salvajes       

Si bien el esfuerzo del Ayuntamiento en el control de botellones en el núcleo turístico ha sido notable en los últimos años, aún sigue siendo un problema a erradicar que incluso podría incrementarse este verano con las previsibles restricciones de aforo de los pubs y discotecas. Evitar estos sucesos no es una cuestión de inversiones, sino simplemente de control con una patrulla a pie, evitando de paso que los turistas tengan la impresión de que destinemos muchos más funcionarios a patrullar las calles de día para ponerles multas por estacionar en zona azul que de noche para garantizar su descanso.

5) Scooters eléctricos sin regulación    

El alquiler de scooters eléctricos en la zona turística sin pedir carnet de conducir y sin normas de circulación para estos vehículos es peligroso. En ocasiones se pueden ver a niños circulando por las vías con estos vehículos o a turistas ebrios en dirección contraria. La falta de una normativa clara parece confundirse con que todo está permitido.

En el paseo marítimo hay veces que el turista paseante parece que molesta con tanto vehículo a gran velocidad (scooters, bicicletas, monopatines). De ahí que la regulación de estos vehículos sea necesaria, de cara a la seguridad y a conseguir optimizar el disfrute vacacional de todos.

6) Mendigos e indigentes         

Durante la cuarentena la población de indigentes, en su mayoría extranjeros, ha aumentado más aún en la Zona del Parque Europeo. Cada año va en aumento y ya es un problema de imagen hacia el turista, que, por ejemplo, está obligado a ver a diario en los principales paseos turísticos a indigentes que han escogido un banco público como “su casa”. Estamos ante un problema de extrema pobreza que requiere una solución social digna, pero no hacer nada y mirar hacia otro lado no ayuda al Turismo. La imagen de mendigos delante de supermercados de la zona turística hace pocos años no se daba en tal cuantía.  

 (B) Infraestructuras turísticas esenciales

Este apartado se refiere al mantenimiento básico de infraestructuras turísticas, como son los viales o las avenidas marítimas, lo cual incluye también el mobiliario urbano. Las propuestas de este tipo sí suponen inversiones, pero de menor cuantía que los proyectos estratégicos. Se exponen tres ejemplos:  

7) Pasos de peatones confusos       

Hay algunas vías, como al principio de la avenida de Italia, donde hace algún tiempo los pasos de peatones han sido cambiados de sitio, pero su aspecto borroso (“sobrepintado”) sigue confundiendo a algunos turistas al identificarlos como pasos habilitados. Por otro lado, la señalítica también da lugar a confusión, pues en los nuevos pasos de peatones (p.ej. reforma vial  desde CC Kasbah hasta CC Jumbo) se ha optado por la señal vertical única, dejando de señalizar la calzada como “paso de cebra”, lo cual también confunde tanto a peatones extranjeros como a conductores con coches de alquiler, especialmente cuando la señal vertical falta en alguna de las dos direcciones (que es el caso en tres ocasiones en la mencionada vía que parte del CC Kasbah).

8) Mobiliario urbano: bancos  para los mayores

Las infraestructuras peatonales de Playa del Inglés han sido diseñadas principalmente para transitar de un «sitio A» hacia un «sitio B», pero no para pasear. Existe una diferencia muy importante entre «transitar hacia un sitio» y «pasear». Esto último implica una importante actividad de ocio para el principal cliente de Canarias en invierno, el cliente mayor, que precisamente es el segmento en el cual encontramos mayor cantidad de personas con movilidad reducida. El reparto de bancos en la Playa del Inglés es muy dispar. Un ejemplo de ello es la avenida marítima, una de las principales zona de paseo de Playa del Inglés. En su primer tramo, desde el CC Tropical hasta el Hotel IFA Dunamar, aprox. cada 30 metros nos encontramos un banco (en total 57 bancos en dicho tramo), mientras en su segundo tramo, desde el Hotel Sahara Playa al RIU Palace, el turista no encuentra ninguno (ver post: “¡Un banco, por favor!“). Por tanto, la ampliación del mobiliario con nuevos bancos es una necesidad para un núcleo que, dada la estructura de edad de sus clientes, debería dar todas las facilidades de un destino “age-friendly”.

9) Mantenimiento de avenidas marítimas         

El mantenimiento del perfecto estado de las infraestructuras turísticas es vital. En el anterior apartado comentamos la importancia de los paseos marítimos como una de las principales ofertas de ocio activo para el turista mayor y de todas las edades. De ahí que el estado de estos paseos debería ser impecable, constantemente reponiendo las baldosas defectuosas y evitando que los  turistas puedan tropezar o caer por estos defectos.

El paseo de Meloneras, la zona de las camas dirigidas a segmentos de más poder adquisitivo, presenta varios defectos. 

(C) Infraestructuras turísticas estratégicas 

Mientras los anteriores dos apartados (servicios de soporte e infraestructuras básicas) van dirigidas a mantener cualitativamente los servicios turísticos para los actuales segmentos, en este tercer apartado se contemplan proyectos de más envergadura que no sólo mejoran la experiencia del turista actual, sino que atraerían a otros segmentos de turistas. Son, obviamente, las propuestas que más inversiones conllevan. Se exponen otros tres ejemplos:

10) Chiringuitos: “hacemos mobiliarios de playa para pobres”           

En cuanto a los chiringuitos de la Playa del Inglés tenemos que separar entre estética y uso&funcionalidad. Llevamos 7 años (desde que se compraron los actuales chiringuitos y se guardaron en los almacenes) hablando más bien de estética y ahora que se han inaugurado en febrero desde luego hay una diferencia visual notable comparado con los anteriores, pero seguimos anclados en el mismo uso: sin cocina, sin terraza, sin productos de alta gama, sin servicios a las hamacas y sin acceso nocturno, es decir, que no cubrirían las expectativas del potencial turista de más poder adquisitivo del que tanto nos gusta hablar.

El Chiringuito clásico de Playa del Inglés (años 90 – 2020)
Desembarco de los nuevos chiringuitos (19 de febrero 2020). Al fondo el lector puede apreciar dos temas comentados antes en este post: por un lado, las palmeras descuidadas y, por otro lado, las ruinas del antiguo tobogán acuático de Playa del Inglés (de los años 70) que en su parte alta está habitado por indigentes, todo ello en primera línea de playa.

La paradoja salta ahora a la vista con el nuevo chiringuito de la Playa de las Burras en San Agustín, al colocarlo delante de un hotel, un restaurante y un complejo de apartamentos que han hecho importantísimas inversiones en los últimos años para atraer a un segmento superior de clientes. Resulta evidente que la actuación pública no va de la mano de la privada, en este caso incluso en dirección contraria.

Quizás el debate sería si se permite en algunas zonas acotadas (p.ej. delante del CC Anexo II, nunca en plenas dunas)  ampliar el uso hacia modelos de mayor calidad y experiencia vacacional tipo Ibiza, Cádiz o Tenerife. Veamos imágenes de dos ejemplos (Cádiz y Palanga):      

Chiringuito en Cádiz, 2019 (Fotografía: Lorenzo Ortego).
Chiringuito en Palanga (Lituania), 2019

11) Ascensores a la playa

Recordemos que el cliente principal de Gran Canaria en invierno es el turista mayor, al que le cuesta subir y bajar por los dos accesos de la Playa del Inglés, por un  lado los 75 escalones al lado del Hotel Sahara Playa y por el otro lado los 76 escalones al lado del Hotel Dunamar. Los ascensores no son una necesidad de ahora, sino desde hace más de 30 años, como ya apuntaba Daniel Garzón Luna en su post del 2007: «Bajada y subida a la playa por medio de escaleras mecánicas y ascensores». Lo ideal sería conseguir unir toda la costa de manera que un cliente en silla de ruedas pueda transitar de un lado a otro del núcleo turístico, tal como ocurre en el Sur de Tenerife desde Los Cristianos hasta Costa Adeje. Para lograr esa conexión harían falta tres ascensores: los dos comentados (Sahara Playa + Dunamar) y uno en las escaleras del Europalace (El Veril), además de que sería recomendable otro en las inmediaciones del Hard Rock Café.  

Turista ante la escalera de 76 escalones junto al Hotel Dunamar (Fuente: Blog de Daniel Garzón Luna, 2007)

12) Renovación de centros comerciales obsoletos           

Aún no se ha logrado enfocar bien las reformas de los centros comerciales más antiguos por la complejidad de los acuerdos con el alto número de propietarios de locales. Existen anteproyectos que contemplan modernizar de forma integral algunos CC construyendo sobre el terreno una nueva estructura con más edificabilidad, obteniendo cada propietario un local renovado acorde al que tenía antes de la reforma. Por ejemplo, el proyecto de Gesplan del 2014 para el CC Kasbah contemplaba lo siguiente: la actual parcela de 11.442 m2 sería reconstruida en dos plantas, pasando de una edificabilidad de 5.377m2 (0,47 por m2) a 9.954m2 (0,87 por m2 de parcela), obteniendo 3.890 m2 de nuevos aprovechamientos después de restar la compensación del 15% del Ayuntamiento (fuente: canarias7.es). En estos nuevos aprovechamientos obtenidos puede estar la clave para atraer un inversor que efectúe la reforma y la reactivación del ocio nocturno con nuevas opciones. En la misma línea iba otro proyecto de Gesplan para el CC Metro (2013).

Proyecto para el Centro Comercial Kasbah (Gesplan, 2014)
Proyecto para el CC Metro (Gesplan, 2013)

Ambos ejemplos de proyectos citados para centros comerciales aportarían, además de todos los beneficios de la rehabilitación, una oferta operativa muy importante para el corazón de Playa del Inglés: plazas de parkings. El proyecto del Metro contempla cuatro plantas de parking y el de Kasbah dos plantas con 14.600m2 (espacio para 484 plazas). Ello es de vital importancia, pues recordemos que las dos rehabilitaciones de modernización a ambos lados del Aparthotel Playa del Inglés (en las que se contemplaron acertadamente aspectos de movilidad del turista) restaron muchas plazas de parking a la zona, siendo en la actualidad un bien escaso.

En conclusión, cuando hablamos de volver a recuperar turistas y abrirnos a segmentos de más poder adquisitivo, no debemos olvidar cuestiones básicas como las comentadas en este post. En un retorno a la altura de nuestra marca deberíamos ser capaces de evitar, por ejemplo, que timen a un turista en la avenida marítima o que sea interrumpido su descanso nocturno por botellones locales o por Harleys Davidson. De la misma manera, si queremos abrirnos a nuevos segmentos tendremos que afrontar cambios importantes en cuestiones como un nuevo uso de los chiringuitos de la playa y el renacimiento del ocio nocturno con la renovación de centros comerciales obsoletos.

————————————-

Artículos y noticias relacionadas:

“Los chiringuitos de Playa del Inglés y Maspalomas aún se pueden adaptar al entorno”, en tourinews.es, 14.05.2020.
“Nos estamos jugando mucho para que sigamos con el mismo concepto de chringuito cutre”, en tourinews.es, 06.05.2020.
“Maspalomas: 20 años para renovar los chiringuitos”, en tourinews.es, 18.02.2020.
“El timo de la pulsera espanta a los turistas del paseo de la Playa del Inglés”, en laprovincia.es, 17.06.2018.
“Tres ascensores panorámicos garantizarán la accesibilidad a Playa del Inglés”, en laprovincia.es, 01.04.2018.
“El ruido sobre ruedas”, en revista.dgt.es, mayo 2016.
“El Ayuntamiento de Soria emplea un derivado de la remolacha y calor para retirar los chicles de las calles”, en lavanguardia.com, 05.08.2015.
“El nuevo centro comercial Kasbah costará 19 millones”, en canarias7.es, 05.02.2014.
Ordenanza Municipal de Circulación de San Bartolomé de Tirajana, octubre del 2014.
Ordenanza Municipal de protección contra la contaminación acústica en San Bartolomé de Tirajana, agosto del 2013.

Artículos relacionados de Daniel Garzón Luna:

Serie de 12 partes “La nave del turismo grancanario: embarrancamiento anunciado”, septiembre-octubre 2007:
1ª parte: Sur turístico grancanario: cuando la retirada de basura requiere toma de medidas
2ª parte: Sur turístico grancanario: “hoja de ruta” con objetivo a alcanzar
3ª parte: Movilidad del turista en el alojamiento elegido
4ª parte: Movilidad de los turistas discapacitados y los mayores en la zona turística del Sur
5ª parte: Movilidad por medio del taxi
6ª parte: Movilidad por medio de guaguas urbanas (servicio a crear)
7ª parte: Bajada y subida a la playa por medio de escaleras mecánicas y ascensores
8ª parte: El ruido en la zona turística
9ª parte: El tráfico en Playa del Inglés (zonas azules)
10ª parte: Mobiliario urbano en Playa del Inglés
11ª parte: La regeneración de playas
12ª parte: Promoción y comercialización turística de Playa del Inglés

Artículos relacionados en este blog:

“Turismo: ¿hacia dónde vamos?“, 27.09.2018
…Es más, en el caso de los servicios infraestructurales incluso se pueden ver retrocesos, como por ejemplo en Playa del Inglés en cuestiones tan básicas como limpieza, mantenimiento de viales turísticos, acoso a cientos de turistas al día con el «timo de la pulsera», molestias por los botellones salvajes, obsolescencia de los chiringuitos de playa, ruido por motos pesadas de alquiler (p.ej. Harleys) que doblan la normativa de emisiones acústicas, etc…

“Las dos velocidades de la rehabilitación”, abril 2018.
…en cuanto al esfuerzo para mantener la competitividad en Canarias vemos que hay dos velocidades, la velocidad de crucero adoptada por el sector privado y la velocidad en ralentí del sector público, que a todos los niveles administrativos ha desaprovechado los años de bonanza turística para efectuar importantes actuaciones fidelizadoras de turistas. Y ahora, cuando se atisba el posible fin de los años de bonanza turística, volveremos a oír el falso y populista discurso de que no hay fondos para la rehabilitación de infraestructuras y que, por ello, sería necesario gravar al visitante con una tasa turística….

“¡Un banco, por favor!”, diciembre 2014.
No, no me refiero a una entidad bancaria pública, de la que tanto se habla y cuya reivindicación incluso ya la vemos en algún programa electoral, sino al banco público para sentarse y descansar. Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad que se ha celebrado esta semana, quiero centrar este post en el banco como un instrumento de vital importancia para los turistas con movilidad reducida…


”Movilidad e inmovilismo”, diciembre 2011.
A día de hoy, casi cuatro años después de la creación del Consorcio de Rehabilitación del Sur (entidad en cuyas manos está, presuntamente, la supresión de estos obstáculos con el fin de potenciar la movilidad del turista) con relación a las barreras urbanísticas comentadas no ha cambiado absolutamente nada. En cuanto al avance en temas de movilidad nos encontramos en el más absoluto inmovilismo


“Rehabilitación de infraestructuras turísticas”, sep. 2012.
“…es importante que los responsables políticos de Baleares y Canarias no permanezcan inmóviles ante los signos de la época. Los proyectos de rehabilitación de infraestructuras, anunciados ya desde hace tiempo, deben realizarse de una vez. Por ejemplo las necesarias reestructuraciones en el Sur de Gran Canaria, como podría ser en los núcleos Playa del Inglés o San Agustín”


No comments yet... Be the first to leave a reply!