Condicionantes de la competitividad turística grancanaria (3 de 5)

3ª parte: Ocio, Productos Turísticos e Innovación en la etapa de madurez

En la segunda parte del artículo se trataron los dos condicionantes (1) “intervención administrativa” y (2) “rehabilitación de las infraestructuras turísticas”. En esta tercera parte se desarrollan los otros tres condicionantes de la pérdida de competitividad grancanaria: (3) “oferta de ocio complementario”, (4) “desarrollo de productos turísticos” y (5) “la innovación”.

(3) La falta de una oferta de ocio complementario es considerada una debilidad del destino, como muestran varias encuestas a turistas (p.ej. un estudio empírico de la ULPGC del 2008). La Ley de Medidas Urgentes del 2009 contempla la posibilidad de conversión del uso turístico-hotelero de una parcela al uso como una iniciativa de ocio, como por ejemplo un parque temático o un centro comercial. Si bien podemos ver que el legislador ha reconocido una necesidad urgente del destino, posiblemente haya pasado por alto las dimensiones de las parcelas a las que va destinada el artículo 17.2, pues muy pocas superan los 60.000m2, lo cual es insuficiente para llevar a cabo un proyecto de un parque temático de envergadura. Por ello, no es de extrañar que, después de un año y tres meses de vigencia de la Ley de Medidas Urgentes, de los tres proyectos presentados acorde a este artículo 17.2 todos los tres propongan la construcción de un centro comercial. El efecto en la intervención en el desarrollo de la oferta de ocio complementario es, por un lado, limitador, pues a través de la moratoria limita la reconversión del uso de la parcela a proyectos de ocio que precisan de menor dimensión y, por otro lado, es restrictivo y desalentador, pues los procesos administrativos a seguir para aprobar un proyecto de ocio de mayor envergadura en terrenos de categoría no-turística logran impedir la consolidación del proyecto. De hecho, en la primera década de los 2000 en Gran Canaria no se ha aprobado ningún proyecto de ocio de grandes dimensiones como para representar al destino.    

(4) El desarrollo de nuevos productos turísticos ha tenido una promoción importante con logradas campañas realizadas del “poliproducto canario” a partir del 2008, especialmente con los cuatro sellos de calidad definidos. Sin embargo, el desarrollo de los nuevos productos turísticos, por muy acertadas que sean las campañas promocionales, sufre graves limitaciones por la influencia de los tres condicionantes comentados con anterioridad (la intervención administrativa, la falta de rehabilitación de infraestructuras y la falta de ocio complementario). Veámos los efectos en el desarrollo de productos turísticos:  

(4a) Intervención de la Administración –> Desarrollo de Productos Turísticos: Las moratorias turísticas tienen claramente un efecto limitante en el poder de desarrollo de los nuevos productos turísticos, al contener una parte fundamental del producto turístico: el alojamiento. Al limitar la creación de nuevas y modernas plazas hoteleras tan sólo a la rehabilitación de establecimientos ya operativos, ciertos productos especializados (sean hoteleros o extrahoteleros) no tienen posibilidad de aparecer. Por tanto, el efecto de la intervención en el desarrollo de productos turísticos es limitador, se podría incluso decir que impide un progreso especializado de ciertos productos. Además, los productos turísticos que muestran alta dependencia de una planta hotelera moderna de alta categoría, como p.ej. el turismo de congresos, no pueden adquirir un grado alto de competitividad con relación a otros destinos con una planta hotelera más moderna y desarrollada.

(4b) Falta de renovación de Infraestructuras –> Desarrollo de Productos Turísticos: Una falta de renovación de las infraestructuras turísticas conlleva a que el empresario desarrolle más los productos turísticos con menos dependencia de las infraestructuras, y los que tienen mucha dependencia queden con poco o ningún desarrollo, como sería el caso de productos turísticos destinados al segmento del cliente mayor (por problemas graves de movilidad dentro de los antiguos núcleos turísticos como los accesos a la playa) o el segmento del turista ciclista (por graves deficiencias infraestructurales que hacen que ponga en peligro su vida durante cada entrenamiento).  En este caso, la falta de renovación de infraestructuras tiene un efecto selectivo en la definición de productos turísticos, pues sin infraestructuras adecuadas algunos productos no pueden desarrollarse.

(4c) Falta de oferta de ocio complementario –> Desarrollo de Productos Turísticos: En el párrafo 3 habíamos comentado la influencia limitante de la intervención administrativa sobre el desarrollo de una oferta de ocio complementario. La no existencia del ocio complementario imposibilita la aparición de productos asociados, como p.ej. un “sport hotel” asociado a un centro deportivo de gran envergadura, y por tanto el fomento del producto turístico asociado (p.ej. el turismo deportivo). En conclusión, desde los condicionantes apuntados (intervención administrativa- infraestructuras deterioradas – poca oferta de ocio complementario) se observan efectos limitadores / restrictivos sobre el desarrollo de productos turísticos.

(5) La innovación de destino y de establecimientos turísticos se situaron entre las cinco cuestiones peor valoradas (en relación a otros destinos turísticos) por los turistas en un estudio empírico de imagen del destino de Gran Canaria realizado por la ULPGC en el 2008 (las otras tres cuestiones fueron las ofertas culturales, de parques temáticos y de instalaciones deportivas). Si analizamos de nuevo la influencia de los condicionantes de competitividad en la innovación, podemos distinguir una clara relación causal derivada de la intervención: Muchas camas hoteleras entraron en el mercado entre 2001 y 2005 con motivo de aprovechar sus licencias hoteleras antes de que la moratoria turística entrara en vigor. El objetivo inmediato posiblemente no fue crear un producto innovador, sino ejecutar la licencia de construcción antes de su anulación. En este caso el efecto de la intervención es anulador de toda innovación de producto. Al limitar posteriormente la creación de nuevas y modernas plazas hoteleras tan sólo a la rehabilitación de establecimientos ya operativos, ciertos productos especializados innovadores no tienen posibilidad alguna de aparecer. Por tanto, el efecto de la intervención de la Administración es altamente limitador de la innovación, pues limita la posibilidad de innovación alojativa a la rehabilitación, que siempre será un producto derivado basado en lo que la organización hizo anteriormente. El resultado es un muy bajo grado de innovación de producto durante la primera década de los 2000.

De la suma de los efectos de estos cinco condicionantes comentados (intervencióninfraestructurasocioproductos turísticosinnovación) resulta una pérdida de competitividad turística gradual del destino Gran Canaria y su entrada en la etapa de madurez a partir del año 2000, caracterizada por un descenso del número de visitantes y de la rentabilidad.

En la cuarta y quinta parte del artículo se tratará la fase posterior al estancamiento y descenso de visitantes, el post-estancamiento, esquematizando algunos escenarios posibles.

Nota: El artículo es un extracto resumido del proyecto “Condicionantes de la competitividad turística grancanaria”. Este ensayo-análisis turístico está disponible íntegro con todas las estadísticas de referencia y sus fuentes en la página  www.antoniogarzon.com


No comments yet... Be the first to leave a reply!