La importancia del binomio turismo-construcción en el empleo

El estudio IMPACTUR Canarias 2009 (Exceltur, Diciembre 2010) sitúa la participación del turismo en la economía canaria en el 27,5%, clasificando un 20,2% como efecto directo y un 7,3% como efectos indirectos en el PIB canario, generando en su conjunto un 30,2% del total del empleo. Como empleos directos son clasificados en el informe empleos en contacto directo con el turista (p.ej. recepcionista de hotel) y como indirecto los empleos vinculados a la actividad (p.ej. proveedor de alimentos del hotel). Se había señalado otra interpretación posible de clasificar la incidencia del turismo sobre el empleo: la clasificación entre actividades económicas “motor” y actividades “derivadas”, las cuales no existirían sin las actividades “motor”. Entre las actividades “derivadas” figurarían todas las actividades que se derivan del volumen poblacional, es decir, principalmente las que fundamentan su función en suministrar servicios a la población en sí  (sanidad, administración, educación, transportes, ocio no turístico,…). Si aplicamos esta interpretación a Canarias llegaríamos a la conclusión de que la primera actividad “motor” es el turismo. Sin el turismo y los empleos directos e indirectos vinculados a él no habría población a la que dar servicios y, por tanto, tampoco existirían los empleos de las actividades “derivadas”. La incidencia del turismo en el PIB no sólo debe ser vista desde sus efectos directos e indirectos, sino desde sus efectos globales como suma de “actividad motor” y “actividad derivada”, según lo cual cuantificaríamos la aportación del turismo al PIB canario en más del 80%. Visto de otra manera, una actividad que ocupa menos 3% del suelo de Gran Canaria le da empleo directo, indirecto y “derivado” a más del 80% de la isla.

Como segunda actividad “motor” tenemos a la construcción, sector que alcanza su número máximo de ocupados (144.000) en el primer trimestre del 2007. Al irse agotando las licencias hoteleras los ocupados en este sector se reducen hasta los 69.000 en el 4º trimestre del 2010. De la totalidad de los 152.000 puestos de trabajo destruidos en Canarias desde el 2º trimestre del 2007 la mitad (75.000 puestos) son de la construcción.

Mientras que para el sector de servicios se augura una temporada de invierno y verano positivas, derivado principalmente de la recuperación de las economías europeas, unido a los recientes sucesos en otros destinos competidores (Túnez, Egipto) y la subida de precio de los paquetes turísticos de Turquía para este verano, el sector de la construcción progresivamente pierde actividad. Aunque se alcanzara el número de ocupados máximo que se obtuvo en el sector servicios en el 2007 (700.000 ocupados) no se lograría bajar más de 6-7 puntos la tasa de paro, si la construcción se sigue apagando (y la población activa se mantiene constante).

En relación con el turismo, ¿qué opciones permiten una reactivación de la segunda actividad económica “motor”, la construcción, y con ello del “binomio turismo-construcción”? Las opciones serían dos: construir establecimientos nuevos o renovar establecimientos vigentes. La primera opción es descartada por la moratoria, por lo que sólo quedaría la segunda opción. Para ello, la Ley de Medidas Urgentes de Mayo del 2009, que ya se acerca a los dos años de vigencia, establece algunas posibilidades teóricas (que, como hemos visto, se han quedado en pura ficción). Las opciones teóricas más destacadas de la Ley son las siguientes tres:

(1) Rehabilitación (art.14): Si el propietario reconstruye recibiría un 50% más de camas por cada cama vieja (en caso de hotel, manteniendo misma categoría con mínimo 4 estrellas). El artículo va dirigido a los núcleos antiguos, en los cuales el empresario se encontraría, en primer lugar, con posibles problemas de financiación, de viabilidad comercial del proyecto resultante (pues está en un núcleo antiguo) y de consenso interno (en el caso de comunidades de propietarios extrahoteleros muy segmentadas). Si el proyecto empresarial superase estos “obstáculos” iniciales, ¿podría beneficiarse del incremento de camas? La reforma se debería efectuar con bastante terreno para aprovechar los derechos de nuevas camas obtenidas y a la vez no verse limitado por la restricción de metros cuadrados por cama hotelera exigidos en la normativa vigente, terreno del cual la mayoría de los establecimientos no dispone. ¿Que el derecho de las camas sobrantes se puede aportar a un banco de camas y traspasar y vender? El banco de camas no está regulado con detalle, por lo que el traspaso o la compra de camas se basarían en la confianza, pero ¿qué empresario confiaría en esta “venta de la edificabilidad”, en el contexto de una Ley que tiene aún pendientes posibles procesos judiciales por un valor indemnizatorio superior a los 800M derivado de su artículo 17.1?

(2) Sustitución (art.13): Si el propietario de la planta obsoleta decide tirarla abajo y construir en otra zona de la misma Isla, cediendo el terreno original libre de cargas y edificaciones al Ayuntamiento, recibiría tres camas para cada una eliminada. El único proyecto presentado que cumplía todos los requisitos de este artículo (en Fuerteventura) fue paralizado. La misma ley no aporta la seguridad jurídica suficiente para garantizarse a sí misma.

(3) Hotel gran lujo (art.16): Las únicas licencias permitidas, no sujetas a ningún trasvase de camas, son las de proyectos de cinco estrellas gran lujo, los cuales tendrían que asumir los compromisos de formación establecidos en el artículo 16. Si ya la inversión en la categoría de cinco estrellas gran lujo conlleva de por sí un importante riesgo, éste se intensifica si se asumen por parte del inversor las competencias de formación, por lo que no es de extrañar que no se haya presentado ni un solo proyecto en casi dos años, a pesar de no tener un cupo limitante.

En definitiva, es muy difícil que de la Ley de Medidas Urgentes emane una activación importante de actividad en el sector de la construcción. Cuanto antes se revise y sustituya esta Ley por una normativa de calidad que permita el crecimiento y la activación del “binomio turismo-construcción”, antes se volverán a crear puestos de trabajo reales en este sector.


One Response to “La importancia del binomio turismo-construcción en el empleo”

  1. bastante bien aclarado este tema,siga asi