Ryanair amenaza de nuevo

Una vez más la prensa ponía ayer de relieve el siguiente titular con relación a la conocida línea aérea de bajo coste: “Ryanair amenaza al Gobierno con irse de España si no le quitan las sanciones” (canariasahora.com, 09.05.11). El presidente de la aerolínea ha enviado una carta al ministro de fomento pidiendo una reunión para evitar un «proceso de reducción de vuelos, rutas, tráfico y empleos«. En dicha carta amenaza con «dar marcha atrás en sus planes de crecimiento en España» si no se levantan las sanciones contra la compañía. “Ryanair no pagará estas multas desproporcionadas o discriminatorias, y si esto derivase en órdenes de ejecución, iniciaremos el proceso de reducción de vuelos, rutas, tráfico y empleos en los aeropuertos españoles«, concluye la carta (al final del post se reproduce la carta original, publicada en El Mundo el 09.05.11).

La empresa de vuelos de bajo coste se niega a pagar los 1,3 millones de euros que acumula en multas de diversos organismos. Según publica el diario El Mundo, la compañía sumó 65 infracciones entre 2009 y 2010, debidas a su política de precios y descuentos de los billetes, la falta de respuesta a las quejas de los pasajeros, las tarifas por facturación de equipaje, la desviación de la trayectoria de algunos de sus aviones, publicidad engañosa,…

Facua Consumidores en Acción considera la posición tomada por Ryanair como un “chantaje”. No es la primera vez que esto ocurre. El dirigente irlandés emplea con frecuencia este método para exigir subvenciones a ayuntamientos y gobiernos regionales. Hace pocas semanas pudimos ver en Gran Canaria un titular parecido: “Ryanair amenaza con cerrar su base en Gando por disputas con AENA” (La Provincia, 9 marzo 2011), surgido con relación a la instalación de un sistema informático, el cual, según los irlandeses, obstaculizaba la facturación en línea de sus pasajeros. Es más, si introducimos las palabras “Ryanair” y “amenaza” en el buscador google, obtenemos varias páginas con titulares encontrados, veamos algunos de ellos:
– “Ryanair amenaza con reducir un 80% su tráfico en Alicante y Aena cede” (con relación a la obligación de utilizar pasarelas para el embarque; 5 abril 2011);
– “La irlandesa vuelve a las andadas: Ryanair amenaza con rechazar pasajeros que no lleven tarjeta de embarque” (22 enero 2011);
– “Ryanair amenaza con largarse de Santiago” (23 octubre 2010);
– “Ryanair amenaza con dejar los aeropuertos pequeños si no rebajan las tasas” (con relación a los aeropuertos de Gerona y Reus; 2 septiembre 2010);
– “Ryanair amenaza con cancelar miles de billetes de vuelo” (con relación a conflictos con las agencias online; 15 agosto 2008);
– “Ryanair amenaza con cancelar todos sus vuelos con el aeropuerto de Fuerteventura” (19 noviembre 2008);
– “Ryanair amenaza con cerrar su base en Valencia” (16 octubre 2008);
–  etc, etc, etc….

No estamos ante una acción individual, sino ante una política de empresa, que se basa en  cautivar al destino para luego chantajear y amenazar con la retirada de las capacidades. Es exactamente lo que nos adelantaba Rafael Gallego, presidente de la Federación de Agencias de Viaje, en enero 2011, cuando denominaba como “política de tierra quemada” a la estrategia de algunas low-cost: “Llegan amparados en acuerdos económicos con las instituciones públicas, y se comen el mercado con sus precios. Después, muchas compañías tradicionales y touroperadores se ven incapaces de competir, y retiran sus rutas. Finalmente, ya libres de competencia, y cuando las low cost consiguen convertir al destino en un cliente cautivo, aumentan la presión para obtener beneficios…supone un chantaje, en cierta medida, porque siempre amenazan con irse, y dejar el destino cojo en las conexiones aéreas…” (Canarias 7, 16.01.11).

En Canarias Ryanair ha tenido un aumento importante durante los últimos meses, al ser prácticamente la única línea que pudo beneficiarse de la bonificación de las tasas aéreas, lo cual fue muy criticado por las aerolíneas tradicionales, las cuales vieron reducido su poder competitivo (recordemos que, además de las subvenciones, Ryanair -al tener su sede en Irlanda- sólo paga un impuesto de sociedades del 12,5%, frente a la media de 20-30% en Europa). Durante las últimas semanas casi a diario podemos ver en Canarias titulares anunciando que el turismo se recupera debido a esta bonificación, pero lo cierto es que el turismo aumenta debido a la recuperación económica de nuestros principales países emisores y, además y en menor medida, a partir de finales de enero favorecido por los desvíos de Egipto y Túnez. La bonificación de las tasas aéreas apenas ha supuesto un aumento en el número de turistas a Canarias, lo que ha hecho es alterar el modo en el que vienen, pues básicamente ha supuesto un trasvase de pasajeros de una línea a otra. En este sentido, posiblemente los sucesos en el norte de África no sólo hayan supuesto un reflujo de muchos turistas hacia Canarias, sino también hayan evitado (o pospuesto) los recortes de rutas que las líneas aéreas tradicionales podían haber realizado en las rutas hacia Canarias como respuesta a la intervención de la Administración Canaria en las condiciones de competencia del mercado.

Por otro lado, toda la estrategia de publicidad de Ryanair parece basarse en el eslogan “que hablen de mí, aunque sea bien”; cuanto más gorda sea la barbaridad, más presencia en los medios; el titular es lo que importa (llevar a los pasajeros de pie, cobrar por usar el baño,..). La revista turística Hosteltur, caracterizada por su seriedad informativa, incluso ha puesto en cuarentena toda la información que le llega de Ryanair, después de que el pasado 1 de abril publicaran que la aerolínea iba a comercializar vuelos sin niños, lo cual luego resultó ser una inocentada (el 1 de abril es día de los inocentes irlandeses). Todo ello nos ayuda a entender porqué los críticos del sector bautizaron a la aerolínea como “los macarras del aire” (El Mundo, 09.05.11, p.38).

Para finalizar el artículo se reproduce la carta original del consejero delegado de Ryanair, Michael O´Leary, enviada al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en su versión original en inglés, pues, dado el contenido de la misma, toda traducción podría dejar la duda de si se ha traducido bien el tono adoptado por nuestro “partner turístico”:

“As I am sure you are aware, Ryanair has in recent years become the biggest inward investor in Spanish tourism. During 2011, Ryanair will operate more than 500 routes to/from over 23 of Spain´s major and regional airports, carrying over 33 million passengers to/from Spain, which sustains more than 33.000 jobs at Ryanair´s Spanish airports. Due to the popularity of Ryanair´s low fare services, Ryanair has now overtaken Iberia to become the largest airline in Spain.

I hereby request an urgent meeting with you, to discuss this growing and escalating problem, which if left unchecked will cause Ryanair to reverse our tourism growth plans in Spain, leading to widespread route closures, traffic cuts and job losses at many Spanish airports. Ryanair is not prepared to waste valuable time and ressources or pay fines which have been illegally and unlawfully imposed by agencies who have clearly established a policy of ignoring the rules of natural justice and breaching Ryanair´s rights to defence and fair procedures.

Ryanair will not pay these disproportionate or discriminatory fines and should this result in enforcement orders, we then will begin the process of cutting flights, routes, traffic and jobs at the Spanish airports.”

La carta no merece más comentario.


One Response to “Ryanair amenaza de nuevo”