Policultivo turístico

La cuarentena impuesta por el Reino Unido, las cifras de la 2ª EPA (que nos llevarían al 40% del desempleo si sumamos los trabajadores en ERTE) y el 18,5% de descenso del PIB español han aumentado la pasada semana la preocupación, hasta el punto incluso de hablarse de la «muerte del turismo» y de una supuesta necesidad de un cambio de modelo productivo. No, el Turismo no ha muerto, ni mucho menos. Las vacaciones son una necesidad de nuestros mercados emisores y eso seguirá estando ahí. No obstante, sí es posible que después de esta crisis nos encontremos con que el Turismo, tal como lo conocemos, haya cambiado notablemente. Pero veamos lo de la supuesta necesidad del cambio de modelo productivo, de la que tanto oímos hablar últimamente:

Turismo como motor económico de Canarias      

En el contexto del viaje de verificación por la OMT con varios periodistas internacionales, el Director de Comunicación de la OMT, Marcelo Risi, comentó, con relación a la importancia del Turismo, lo siguiente: «Si algo ha hecho esta crisis es poner al turismo en primera plana que es donde se merece estar, el turismo no es un añadido. El turismo ha experimentado un reconocimiento que ojalá le sirva de impulso para a partir de ahí crecer y crecer mejor” (maspalomasahora.com, 13.07). Efectivamente, el Turismo no es en absoluto un sector de «bajo valor añadido», tal como afirmaba hace pocas semanas un Ministro del actual Gobierno Central, y mucho menos en Canarias, donde es el principal motor económico.  

Una actividad motor es la que, aparte de aglomerar un importante volumen de empleos directos e indirectos, es a su vez responsable de otro volumen importante de empleos inducidos. En el caso de Canarias, el Turismo supone un 40% del empleo directo (p.ej. recepcionista) e indirecto (p.ej. proveedor del hotel) y, si le sumamos el inducido (p.ej. comerciante en zona residencial), al menos otro 40% de los empleos. Tal como hemos podido constatar en esta crisis, una situación de Turismo Cero afecta también de lleno a todos los sectores de dependencia inducida. Son pocas las actividades que en Canarias pueden ejercer también de motor económico, es decir, que no dependan de otra actividad para funcionar, como p.ej. la actividad portuaria o la agricultura de exportación, siendo el Turismo el «motor» más relevante con mucha diferencia.

De ahí que al sector turístico se le denomine a menudo «monocultivo«, si bien se suele usar el término de forma peyorativa. Esto es curioso, pues parece que ha calado en la sociedad canaria que el Turismo sería un sector de «poco valor añadido», tal y como defiende el ministro Alberto Garzón, y que habría que diversificar nuestra economía para no depender del Turismo. Esta es una visión que nos corresponde cambiar urgentemente, si queremos afrontar con éxito los nuevos retos turísticos que vienen. Y no sólo porque la economía canaria no es diversificable de una manera significativa, sino porque la actividad turística, que tanto parecemos denostar a veces, resulta que se nos da bastante bien y no en vano somos toda una potencia mundial en ello. ¿Por qué ese desprecio a la actividad de la que, de una forma u otra, vivimos casi todos? ¿Alguien ha oído alguna vez a Arabia Saudí replantearse su modelo económico basado en el monocultivo del petróleo?           

Por ello, no se trata de intentar buscar desesperadamente vías de crecimiento en industria y/o agricultura (que apenas las tienen), sino de seguir diversificando dentro del sector donde somos líderes, el Turismo, creando combinaciones únicas de servicios que no existan en ningún lugar, de manera que, en vez de hablar de un monocultivo económico, más bien hablemos con orgullo de un policultivo turístico, es decir, toda una variedad de productos turísticos únicos que surgen a través de la combinación con el clima de Canarias y que no son replicables en ninguna parte.  

En definitiva, nuestro modelo productivo no podemos cambiarlo de forma significativa, y muchos menos en dos días, pero sí que podemos mejorarlo (p.ej. invirtiendo en infraestructuras) o diversificarlo en torno al eje sol&playa&clima, apuntando a nuevos segmentos como, por ejemplo, los nómadas digitales de los que tanto se está hablando (ver segunda parte del post), los jóvenes o consolidando nuestros segmentos más fieles, como p.ej. los mayores.

Maximizar la extensión de los beneficios del Turismo

En este proceso es importante no olvidar la extensión de los beneficios del Turismo: por un lado, a los otros sectores económicos como la industria o la agricultura a través de un mayor fomento del consumo de productos locales (ver post: «Productos kilómetro cero»); por otro lado, a los trabajadores residentes, procurando que el empleo generado sea principalmente para la población residente, lo cual únicamente es alcanzable aumentando su competitividad laboral a través de una mejor formación profesional (ver post de este blog: «La necesidad de más dualidad en la FP canaria»).

Esto último también va unido a una necesaria puesta en valor de las profesiones turísticas. Pocas profesiones como los puestos de trabajo hoteleros en contacto directo con el cliente (recepcionista, camarera de pisos, etc.) están por naturaleza provistas de tan alto potencial de satisfacción, ya tan sólo por la recepción de feedback instantáneo y «en vivo» del trabajo realizado, lo cual les da un altísimo potencial de motivación intrínseca (=relacionada con el mismo trabajo) y, con ello, un valor especial y único que muy pocas profesiones ofrecen (ver post: «¿Condenados a servir gin tonics?«).

En conclusión, pongamos en valor nuestro policultivo turístico canario, entendido no sólo como una diversidad de combinaciones únicas de productos turísticos, sino también por su extensión múltiple de beneficios sociales y transversales. 

————————————-

Nota: Aprovecho para agradecer a Rosa Pérez Martell la inclusión en su libro «Los objetivos de desarrollo sostenible» (diciembre 2019) de un artículo del blog, muy relacionado con este post, que trata sobre las tres dimensiones de la sostenibilidad turística (ver abajo artículo relacionado). La actual crisis ha evidenciado la importancia del Turismo y, a la vez, ha puesto en primera plana las componentes económica y social de la sostenibilidad, que hasta hace poco sólo entendíamos por su ámbito medioambiental. Y lo estamos viendo: en un escenario de Turismo Cero, nuestra sociedad y economía no se sostienen.  

Este post es el primero de la serie «Diversificación con productos turísticos segmentados»:
1ª parte: «Policultivo turístico»
2ª parte: «Teletrabajo como base de productos turísticos»
3ª parte: «El segmento silver y el destino age-friendly»
4ª parte: «La generación Z»

Artículos relacionados de este blog:

«Retos de la sostenibilidad turística», octubre 2019.
«Este post resume la ponencia sobre los nuevos retos de la sostenibilidad turística que tuvo lugar en el contexto de la Conferencia UNMAP 2019 sobre los objetivos de desarrollo sostenible organizada por la ULPGC los pasados días 8-11 de octubre en el Gabinete Literario de Las Palmas, agradeciendo a los organizadores la invitación. La sostenibilidad fue enfocada de forma integral desde sus tres ámbitos: el económico, el social y el medioambiental,…»

«Playa del Inglés 2.0 …ahora o nunca», mayo 2020.
«De cara al próximo retorno al turismo internacional, como muy tarde en octubre o noviembre, sería el momento de hacer una «puesta a punto» del núcleo para arrancar con una imagen mejorada, la cual, además, podría apuntar hacia nuevos segmentos adicionales de visitantes. En este contexto resumo en este post algunos ejemplos con 12 propuestas….»

«La necesidad de más dualidad en la FP canaria (2)», noviembre 2019.
«Después de ver en la primera parte del post las fortalezas y debilidades de la FP dual canaria, así como distintos enfoques de la FP dual en otras Comunidades autónomas, esta segunda parte esquematiza los pilares de un enfoque de formación profesional dual con más interacción con la empresa real, según el sistema alemán…»

«Productos kilómetro cero y Gran Canaria me gusta», febrero 2020.
«…En la hostelería cada vez se apuesta más por la incorporación de productos locales. En muchos casos ello supone comprar a mayor precio, pero se “amortiza” con la satisfacción del cliente al recibir estos productos regionales de calidad en el buffet de su hotel. Para ello es vital la comunicación a través de la señalización de los …»

Noticias relacionadas:

«Por si acaso: No estaría de más estudiar planes de contingencia ante la muerte del turismo», Francisco Suárez Álamo, canarias7.es, 28.07.20.
Marcelo Risi (OMT): «Más allá de productos turísticos determinados, lo que importa es la generación de confianza«, en maspalomasahora.com, 13.07.2020.
«Garzón califica el turismo de «precario y bajo valor añadido» y el sector exige su dimisión», en abc.es, 15.05.20.
«La sequía total de turistas postra al Caribe», en elpais.com, 02.08.20.


2 Responses to “Policultivo turístico”

  1. Hola Antonio, seria interesante de estudiarlo .
    Un saludo

    • Gracias por el comentario Silvio! La diversificación turística es un proceso que ya hace tiempo que se está produciendo. Efectivamente, sería interesante que evolucione más aún. Un saludo!