Las dos velocidades de la rehabilitación

Turista ante la escalera de 76 escalones junto al Hotel Dunamar (Fuente: Blog de Daniel Garzón Luna, 2007)

En anteriores posts vimos como algunos competidores del Mediterráneo oriental o del Norte de África no han dormido en tiempos de crisis de visitantes. En destinos como Egipto y Turquía han aprovechado para renovar hoteles e infraestructuras para ahora volver al mercado turístico con mayor competitividad. Sin embargo, las rehabilitaciones no son algo exclusivo de “períodos de vacas flacas” sino deben ser entendidas como algo permanente, también a efectuar en tiempos de “vacas gordas”. ¿Canarias ha hecho lo propio en tiempo de bonanza turística? Pues no del todo. Entre el sector público y el privado se aprecian dos velocidades:

Renovación alojativa  

El sector privado ha entendido perfectamente el sentido de la renovación. Ahora mismo, en abril, han cerrado muchos hoteles y complejos en toda Canarias para renovarse. Algunos abrirán en julio, a tiempo para los meses fuertes del verano, y otros en octubre para la temporada alta. Por ejemplo, en Playa de Inglés prácticamente no hay un sitio donde, durante el día, no se oiga el ruido de una obra de un alojamiento turístico. Y esto no viene de ahora, sino lleva efectuándose en esta intensidad, al menos, durante los últimos cinco años. Ello muestra el compromiso del sector privado con la rehabilitación para mantener competitivos sus establecimientos. ¿Vemos el mismo compromiso en el sector público? Pues no, o al menos no con la precisa intensidad: 

Rehabilitación de infraestructuras

Turista ante la escalera de 75 escalones junto al Hotel Sahara Playa (Fuente: Blog de Daniel Garzón Luna, 2007)

El mes pasado se anunció la próxima licitación de una de las obras más importantes de Playa del Inglés: un ascensor que comunicará el Paseo Costa Canaria con los aparcamientos del CC Anexo II, el cual se sumará a otros dos previstos construir en los alrededores de la base de la Cruz Roja, tal como anunció el alcalde en diciembre del 2015 (ver pg. 119 del II Informe CATPE sobre competitividad turística del 2016). ¡Por fin! Recordemos que el cliente principal de Gran Canaria en invierno es el turista mayor, al que le cuesta subir los 75 escalones al lado del Sahara Playa o los 76 escalones al lado del Dunamar. Los ascensores no son una necesidad de ahora, sino desde hace más de 30 años, como ya apuntaba Daniel Garzón en su post del 2007: “Bajada y subida a la playa por medio de escaleras mecánicas y ascensores”. Esperemos que a los ascensores no les ocurra lo mismo que a los nuevos chiringuitos de la playa que llevan cuatro años guardados en un almacén pendientes de algún visto bueno medioambiental.

Sin embargo, estas buenas intenciones de rehabilitación no deben eclipsar lo poco que se ha invertido en la última década en infraestructuras con relación a la importancia del Turismo para Gran Canaria. Prácticamente sólo ha habido algunas obras de mantenimiento (arreglar paseos, duchas de playa, etc.) y no ha habido apenas obras estratégicas, siendo las pocas efectuadas, como la peatonalización de ambos parkings alrededor del Suite-Hotel Playa del Inglés, de carácter inacabado (en el ejemplo mencionado no se han dado soluciones a los parkings) o aisladas e inconexas (pues en otras zonas iguales no se ha hecho la misma obra, como en el parking delante del Santa Mónica, donde los turistas siguen circulando por en medio de la calle).

En este contexto, José María Mañaricúa, presidente de la FEHT, reclamó hace pocos días que se invirtiera en el sector turístico buena parte del récord de recaudaciones derivado del IGIC para contribuir a mantener la competitividad del destino, cifrando la cantidad anual a invertir en infraestructuras en 100 millones (laprovincia.es, 03.04). Efectivamente, si en tiempos de bonanza turística no invertimos, aun habiendo récord de ingresos públicos, y en tiempos de crisis tampoco lo hacemos porque supuestamente no hay fondos, ¿cuándo arreglamos y ponemos al día las infraestructuras?

Y ya que estamos comentando las infraestructuras, también es necesario nombrar algunas cuestiones de servicios de soporte infraestructural muy relacionadas con la competitividad, pues el mantenimiento de la competitividad desde el sector público no está supeditado sólo a inversiones en “hardware”, sino también a varias cuestiones de “software” igual de importantes que no necesitan mega-inversiones, como lo es por ejemplo el control de ruido, un factor turístico vital al que le dedico el siguiente apartado:   

Ruido en la zona turística  

En su post del 2008 “Ruido en la zona turística” (publicado en maspalomasahora.com) Daniel Garzón aseveraba que el ruido “es el enemigo público número uno en Playa del Inglés y un enemigo a abatir”. Según este artículo de hace una década “es casi imposible cuantificar el número de turistas que hemos perdido a consecuencia de una cosa aparentemente tan simple como el ruido”. Pues, efectivamente, sigue siendo un problema muy actual, para el que selecciono tres ejemplos de Playa del Inglés:

a) Ciclomotores de gran cilindrada

Llama la atención el crecimiento durante los últimos dos años de la circulación de motocicletas de alta cilindrada (por ejemplo, varias Harley’s Davidson), que son perceptibles a varias manzanas por tener emisiones sonoras superiores a los 100 decibelios, cifra que triplica los valores recomendados por la OMS. Recordemos que en la Ordenanza de Circulación de octubre del 2014 ya consta que “con el fin de reducir la contaminación acústica la Autoridad Municipal podrá restringir la circulación de ciclomotores por determinadas zonas residenciales o turísticas del municipio, bien en franjas horarias, poblaciones enteras o calles concretas” (art.15.1). Se parece, en resumidas cuentas, a lo propuesto por Daniel Garzón en su artículo del 2008:

“1) Prohibición absoluta durante todo el día de toda motocicleta, o CUALQUIER OTRO VEHÍCULO, con escape libre o defectuoso en la emisión de ruido. Después de la pertinente publicación del Edicto sobre el particular, todo vehículo que sea sorprendido por la policía municipal circulando por la zona turística contraviniendo esta disposición deberá ser detenido y retirado de la vía pública por la grúa municipal, sin contemplaciones.
2) Prohibición absoluta de entrada en Playa del Inglés de motos, ESPECIALMENTE LAS DE GRAN CILINDRADA, a partir de las 21,00 y hasta las 8,00 horas; esta medida es de fácil aplicación pues Playa del inglés sólo tiene tres posibles entradas de acceso para vehículos.”

Esta posibilidad de inmovilización de ciclomotores comentada por Daniel Garzón también está contemplada en los artículos 66 y 78 de la Ordenanza Municipal de protección contra la contaminación acústica en San Bartolomé de Tirajana del 2013. El valor límite que determina dicha ordenanza para la emisión sonora de ciclomotores es de 87db (art.67.2.a), es decir, inferior a varios vehículos de este tipo actualmente circulando por las calles del núcleo turístico.   

b) Velocidad en el núcleo turístico

A pesar de estar restringida la velocidad en todo el núcleo a 40km/h, permanentemente vemos excesos de velocidad. Esto es especialmente ruidoso cuando las guaguas, tanto del sector público como privado, circulan a 60-80km/h en vías rectas, como la avenida de Madrid, para luego reducir drásticamente su velocidad ante una intersección. Además, los excesos de velocidad dentro del núcleo pueden tener fatales consecuencias por el gran número de pasos de cebra y la tendencia del peatón a cruzar la calle casi sin mirar (se ha impuesto la filosofía de ver el paso de peatón como una prolongación de la acera), además de existir aún varios pasos de cebra “anulados” (sobrepintados), pero sin la claridad suficiente para algunos turistas, que los siguen considerando habilitados (por ejemplo, en la avenida de Italia).

c) Botellones

Llega el verano y, con él, los botellones de fin de semana. Si bien el esfuerzo del Ayuntamiento en el control de botellones ha sido notable en los últimos años (contemplado expresamente en el art.11.4 de la Ordenanza de Circulación del 2014), aún sigue siendo un problema a erradicar. Con “botellones” me refiero al siguiente proceder:

Botellones en Playa del Inglés (Fuente: laprovincia.es)

Sobre la medianoche aparca un coche (o más) con varios jóvenes proveniente de algún núcleo aledaño en una calle cercana al CC Kasbah. Los jóvenes se bajan y durante una o dos horas toman bebidas alcohólicas con un elevado volumen de conversación, normalmente acompañado de música de alto volumen. Luego van al centro de ocio y, posteriormente, a su vuelta a altas horas de la madrugada el procedimiento se vuelve a repetir, esta vez con un mayor volumen de conversación u otros ruidos (chillidos, vómitos, botellas rotas,…). ¿Volverá a visitarnos un turista alojado en un apartamento próximo a la calle de la “fiesta”? Evitar estos sucesos no es una cuestión de inversiones, sino simplemente de control con una patrulla a pie, evitando de paso que los turistas tengan la impresión de que destinemos muchos más funcionarios a patrullar las calles de día para ponerles multas por estacionar en zona azul que de noche para garantizar su descanso.

En conclusión, en cuanto al esfuerzo para mantener la competitividad en Canarias vemos que hay dos velocidades, la velocidad de crucero adoptada por el sector privado y la velocidad en ralentí del sector público, que a todos los niveles administrativos ha desaprovechado los años de bonanza turística para efectuar importantes actuaciones fidelizadoras de turistas. Y ahora, cuando se atisba el posible fin de los años de bonanza turística, posiblemente volveremos a oír el falso y populista discurso de que no hay fondos para la rehabilitación de infraestructuras y que, por ello, sería necesario gravar al visitante con una tasa turística….

—————————————————————-
Artículos y ordenanzas relacionadas:

“La recuperación de Egipto y Turquía baja un 20% las reservas para este verano”, en laprovincia.es, 03.04.2018.
“Los hoteleros piden iniciativas que mantengan competitivo al destino canario”, en finazas.com, 02.04.2018.
“Tres ascensores panorámicos garantizarán la accesibilidad a Playa del Inglés”, en laprovincia.es, 01.04.2018.
“El ruido sobre ruedas”, en revista.dgt.es, mayo 2016.
Ordenanza Municipal de Circulación de San Bartolomé de Tirajana, octubre del 2014.
Ordenanza Municipal de protección contra la contaminación acústica en San Bartolomé de Tirajana, agosto del 2013.

Artículos relacionados de Daniel Garzón Luna:
Serie de 12 partes “La nave del turismo grancanario: embarrancamiento anunciado”, septiembre-octubre 2007:
1ª parte: Sur turístico grancanario: cuando la retirada de basura requiere toma de medidas
2ª parte: Sur turístico grancanario: “hoja de ruta” con objetivo a alcanzar
3ª parte: Movilidad del turista en el alojamiento elegido
4ª parte: Movilidad de los turistas discapacitados y los mayores en la zona turística del Sur
5ª parte: Movilidad por medio del taxi
6ª parte: Movilidad por medio de guaguas urbanas (servicio a crear)
7ª parte: Bajada y subida a la playa por medio de escaleras mecánicas y ascensores
8ª parte: El ruido en la zona turística
9ª parte: El tráfico en Playa del Inglés (zonas azules)
10ª parte: Mobiliario urbano en Playa del Inglés
11ª parte: La regeneración de playas
12ª parte: Promoción y comercialización turística de Playa del Inglés

Artículos relacionados en este blog:

”Movilidad e inmovilismo”, diciembre 2011.
A día de hoy, casi cuatro años después de la creación del Consorcio de Rehabilitación del Sur (entidad en cuyas manos está, presuntamente, la supresión de estos obstáculos con el fin de potenciar la movilidad del turista) con relación a las barreras urbanísticas comentadas no ha cambiado absolutamente nada. En cuanto al avance en temas de movilidad nos encontramos en el más absoluto inmovilismo


“Rehabilitación de infraestructuras turísticas”, septiembre 2012.
“…es importante que los responsables políticos de Baleares y Canarias no permanezcan inmóviles ante los signos de la época. Los proyectos de rehabilitación de infraestructuras, anunciados ya desde hace tiempo, deben realizarse de una vez. Por ejemplo las necesarias reestructuraciones en el Sur de Gran Canaria, como podría ser en los núcleos Playa del Inglés o San Agustín. […] Pues la competencia no duerme. Y quién sabe durante cuanto tiempo las revueltas del norte de África seguirán desviando visitantes adicionales hacia España.”

“Paradojas turísticas”, noviembre 2017.
…La recaudación por el IRPF se ha disparado en Canarias hasta cifras sin precedentes. Los ingresos del fisco vía IRPF han crecido en lo que va de año más que en ninguna otra comunidad autónoma. De la misma manera, los ingresos por el IGIC logran una nueva plusmarca en 2017 con más de cuatro millones de euros cada día. Mientras tanto, las infraestructuras turísticas siguen sin recibir suficiente presupuesto para rehabilitarse. Los pocas renovaciones que podemos ver son más bien “intervenciones puntuales, inconexas y aisladas” y ni siquiera se acercan a “la necesaria estrategia integral de renovación del espacio turístico”…”


No comments yet... Be the first to leave a reply!